Una de las principales propuestas que se harán en el siguiente gobierno y desde la Cámara de Diputados es contener los recursos que se destinan y  ejercen en el Ramo 23 de provisiones salariales y económicas, mejor conocida como la caja negra del presupuesto o el fondo moche, indicó Mario Delgado, quien ahora es diputado federal por Iztacalco.

“Presentaremos algunas reformas a la Ley de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria con la idea de darle mayor transparencia, control y menos discrecionalidad al gasto público en este rubro”, dijo en entrevista el exsenador de Morena.

Detalló que la idea es lograr un equilibrio entre lo que se aprueba por la Cámara de Diputados y lo que se ejerce; además, evaluar los proyectos, por lo que los legisladores locales piden recursos a este fondo.

“Se debe eliminar la improvisación, se deben establecer reglas y controles para que no haya este desfase de recursos. Cada proyecto deberá ser avalado”.

Lo anterior por el antecedente que hicieron algunos diputados federales que solicitaban a la Secretaría de Hacienda se les transfirieran recursos a través del Ramo 23 para invertir, supuestamente, en la pavimentación de banquetas, centros culturales o cualquier obra pública que al final no se realizaba.

Recursos a estados crecen más de 100%

De acuerdo con información de la Secretaría de Hacienda, en los primeros cinco meses de este año, el gasto en el Ramo 23 presentó un crecimiento de 30.6% en términos reales y respecto del año anterior, con lo que erogó un total de 80,504 millones de pesos.

El Estado de México es la entidad que más recursos percibió de este ramo con un total de 5,304 millones de pesos, si bien representó una reducción de 8.4%, está muy por encima del promedio que recibieron las demás entidades, que fue de 1,246 millones de pesos.

En otras entidades se observó un incremento de más de 100% de los recursos que percibieron provenientes del Ramo 23, como el caso de Puebla, que recibió 2,684 millones de pesos, un incremento anual de 214.8%; mientras que Chihuahua percibió 1,355 millones de pesos, lo que significó un crecimiento de 187.2%, respecto a los primeros cinco meses del 2017.

Si se compara el presupuesto que se aprobó en los últimos años respecto de lo que ejerció al final, también se observa un enorme desfase.

Por ejemplo, en el 2017 se aprobó un presupuesto para este ramo por 131,865 millones de pesos; sin embargo, al cierre de ese año se erogaron 349,798 millones de pesos, es decir, se gastó 165% más de lo aprobado, esto es 217,933 millones de pesos.

“México es el único país en el mundo con esos márgenes de discrecionalidad, donde no hay límite en las modificaciones de partidas presupuestarias”, afirmó el funcionario.

Aclaró que este tipo de reasignaciones al gasto público deben limitarse y habrá excepciones, como en el caso del Fondo de Desastres Naturales (Fonden), el cual requiere de flexibilidad presupuestaria ante alguna contingencia.

Al preguntarle si habrá voluntad política para regular este ramo, tomando en cuenta que en la Cámara Baja se tendrá una mayoría de Morena, respondió:

“El tema es encontrar el equilibrio de no acotar las facultades de la Cámara y que se sometan a discusión las reasignaciones de recursos y que esto no se convierta en una fuente de corrupción y de desperdicio de recursos”.

Reglas en el presupuesto

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) ha hecho señalamientos de que en el propio Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) se deben definir reglas específicas de cómo utilizar los recursos del Ramo 23.

“No necesariamente se tiene que hacer una nueva ley que lo regule como se hace con los ramos 33 y 28 de aportaciones y participaciones a los estados y municipios. En el propio PEF se deben definir reglas específicas”, dijo en su momento Emilio Barriga, auditor especial del gasto federalizado de la ASF.

Fondos del Ramo 23

Para este año al Ramo 23 se  aprobó un presupuesto por 156,463 millones de pesos. A mayo ya había ejercido 80,504 millones de pesos, es decir, 51% del total. Aquí los más importantes.

  • Fondo para la Transición $150 millones.
  • Fondo para la Modernización del Patrimonio Cultural Federal  $725 millones.
  • Fondo para Entidades Federativas y Municipios Productores de Hidrocarburos $4,726.9 millones.
  • Fondo Regional $2,335.9 millones.
  • Fondo de Apoyo a Migrantes $300 millones.
  • Fondo para la Accesibilidad en el Transporte Público para las Personas con Discapacidad $500 millones.
  • Fondo para Fronteras $750 millones.
  • Fondo de Capitalidad $2,500 millones.
  • Fondo para el Fortalecimiento Financiero $2,537.7 millones.
  • Fondo Metropolitano $3,268.6 millones.
  • Fondo de Desastres Naturales (Fonden) $24,644 millones.
  • Fondo de Prevención de Desastres Naturales (Fopreden) $350.9 millones.
  • Fondo de Reconstrucción de Entidades Federativas $2,500 millones.