El gobierno federal de Brasil congeló el lunes las cuentas del estado de Río de Janeiro debido a su enorme deuda.

Río declaro estado de emergencia financiera antes de los Juegos Olímpicos de 2016 que se realizaron en agosto, una decisión que permitió al estado reasignar fondos. Pero muchos trabajadores públicos no han recibido su pago en meses.

El gobierno ordenó el bloqueo para que Rio se vea "impedido de hacer cualquier tipo de pago hasta que ese valor que debe al Estado sea pagado", confirmó la secretaría de Hacienda del estado de Rio a la AFP.

Sin embargo, "la previsión es que el bloqueo dure solamente tres días" y que no afecte al pago de salarios de sus trabajadores el próximo día 16, añadió la dependencia.

NOTICIA: Río de Janeiro incumple pago de deuda a BID

En un comunicado, el secretario de finanzas dijo que el estado debe al gobierno federal 170 millones de reales (53 millones de dólares). Agregó que las cuentas quedarán congeladas hasta que se cobre lo adeudado.

Ante la delicada situación, el gobernador de Rio, Luiz Fernando Pezao, anunció el viernes un paquete de duras medidas de austeridad, la mayoría de las cuales deben ser aprobadas ahora por el Congreso de ese Estado, uno de los 26 que componen la Unión, junto al Distrito Federal de Brasil.

Esas medidas rechazadas por varias organizaciones y grupos de ciudadanos contemplan un aumento de la contribución tributaria de los jubilados, un incremento de impuestos al consumo y de tarifas de transportes y recortes en programas sociales.

"Si ese paquete no fuese aprobado, no hay nada más que hacer. Empezaríamos el año próximo con un agujero de más de 50,000 millones de reales y, a partir de ahí, no podremos garantizar más el pago integral de los trabajadores en el 2017", dijo este lunes el gobernador a TV Globo.

NOTICIA: Río entra en estado de calamidad para financiar los Juegos Olímpicos

Por ahora, Rio de Janeiro no puede garantizar el pago del aguinaldo en diciembre y estima que, si no se aprueba el paquete, sólo podría pagar 7 de los 13 salarios del año próximo.

Varios estados de Brasil están en números rojos en medio de la profunda recesión que vive el gigante latinoamericano.

La economía brasileña se contrajo 3.8% en el 2015 y en el 2016 se prevé un nuevo retroceso de 3%, esperando un modesto crecimiento en el 2017.

Además, el gigante latinoamericano tiene una deuda bruta del 70.7% del PIB, una tasa de desempleo cerca de su máximo histórico en 11.8% y una inflación de 8.48% en la medición a doce meses.

(Con información de AFP)

abr