Como reflejo de estilo predominantemente retórico de la actual administración —distinto del de los gobiernos precedentes, cuya base discursiva se concentraba en cifras y proyecciones—, el documento del Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024 cuenta con un epílogo, propio de los discursos y obras literarias, en el que se ofrece un resumen general de su contenido, anunciando cómo será México al finalizar el sexenio.

La economía del país en el 2024 que se anticipa en el “Epílogo: Visión de 2024” presentará un crecimiento de 6%, con un promedio sexenal de 4 por ciento. La última modificación de la expectativa del Producto Interno Bruto (PIB) para 2019 de la Secretaría de Hacienda es de 1.6%, según declaraciones de Alejandro Gaytán González, jefe de la Unidad de Planeación Económica de la SHCP.

Gracias a los programas de creación de empleos y becas para jóvenes, la tasa de desempleo será mínima, que sumados a los programas de educación, “ ninguno estará condenado al desempleo, al subempleo o a la informalidad”. Las cifras de febrero de 2019 indican que las personas en la economía informal representaron el 57.7% del total de la población ocupada, y la tasa de desempleo se ubicó en 3.3 por ciento.

Los salarios en el último año de mandato de Andrés Manuel López Obrador habrán recuperado al menos 20% de su poder adquisitivo, gracias a los cuales el consumo interno se habrá fortalecido. Hasta finales de 2018 y desde 1982, el salario mínimo en el país perdió 55% de su poder adquisitivo.

Los programas sociales lograrán la erradicación de la pobreza extrema, y se alcanzará la cobertura universal de salud. En 2016, 9.4 millones de personas estaban en situación de pobreza extrema —20.6% de la población—, y 53.4 millones estaban en la pobreza, según datos del Coneval.

En cuanto a los planes de autosuficiencia alimentaria, las producciones nacionales de maíz y frijol alcanzarán los niveles de cobertura de consumo interno en 2021, y en 2024 lo harán las de arroz, carne de res, cerdo, aves y huevos. Además, la balanza comercial será positiva para el sector agropecuario, revirtiendo el actual déficit.

El PND 2019-2024 contempla que la emigración de nacionales a los Estados Unidos habrá cesado, a consecuencia de estas mejoras de la vida en el país. Y también en virtud de ello, la filas de la delincuencia organizada y su poder habrán mermado, gracias a que la población contará con condiciones de vida dignas.

La corrupción en el gobierno se habrá reducido a casos aislados, y los crímenes de cuello blanco habrán desaparecido. Los cambios económicos, sociales y políticos de la vida pública se articulan en la Cuarta Transformación, del que el sexenio de AMLO, según la letra del texto, habrá realizado lo sustancial, y entre la población “se habrá consumado la revolución de las conciencias y la aplicación de sus principios –honradez, respeto a la legalidad y a la veracidad, solidaridad con los semejantes, preservación de la paz– será la principal garantía para impedir un retorno de la corrupción, la simulación, la opresión, la discriminación y el predomino del lucro sobre la dignidad”, remata la prosa del epílogo del PND 2019-2024.