Los ingresos petroleros del gobierno federal se encuentran blindados ante cualquier caída en el precio de la mezcla mexicana de exportación, pues se cuenta con las coberturas petroleras que adquirió el gobierno federal el año pasado, indicaron expertos.

Desde que inició agosto, el precio de la mezcla mexicana se ha ubicado por debajo de 55 dólares por barril de petróleo que se estableció en la Ley Federal de Ingresos (LIF) para calcular los ingresos petroleros de este año.

Entre el 1 y 8 de agosto, el precio promedio de la mezcla mexicana se ubicó en 51.29 dólares el barril, de acuerdo con un reporte publicado por el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados.

Alejandro Limón, investigador de energía y finanzas públicas del Centro de Investigación Económica Presupuestaria (CIEP), expuso que, si bien se ha reducido el precio de la mezcla mexicana, aún le queda un “colchón” al gobierno.

“Todavía hay un pequeño colchón. El promedio de enero-junio de la mezcla mexicana está en 57.3 dólares el barril de petróleo. Entonces, todavía hay un colchón de 2.3 dólares por arriba. Tendría que promediar 53 dólares los siguientes seis meses para que cierre en un promedio anual de 55 dólares”, detalló.

De no ser así, el gobierno cuenta con los recursos que pueda recibir de las coberturas petroleras que contrató, añadió.

Para este año se contrataron coberturas petroleras, las cuales tuvieron un costo en los mercados financieros internacionales por 23,489 millones de pesos. Una se pagó con recursos del Fondo de Estabilización de Ingresos Presupuestario, aunque no se ha informado cuánto dinero representó.

Preocupa más la baja en producción

Gabriel Casillas, economista en jefe de Banorte, consideró que “no hay nada de qué preocuparse, si la mezcla mexicana cierra por debajo del promedio de 55 dólares. Los ingresos para este año están blindados”.

A su parecer, con las coberturas petroleras, el impacto de un precio menor a 55 dólares por barril de petróleo sería nulo. Consideró que más que el precio del petróleo, lo que preocupa es la reducción de la producción de la plataforma.

En este sentido, el experto del CIEP agregó que en los Criterios Generales de Política Económica 2019 se estimó una producción de 1.850 millones de barriles diarios, pero de enero a junio el promedio fue de 1.670 millones de barriles diarios: “Tendría que estar creciendo 4% más de lo que se esta produciendo. Eso es lo que hay que ver: cómo lo cuadran en el siguiente paquete”.

Mencionó que para el siguiente año es posible que el gobierno también contemple menores ingresos petroleros, pues es poco probable que la producción pueda incrementarse.

Ingresos por coberturas serán parte del PEF 2019

Raymundo Tenorio, economista del Tecnológico de Monterrey, indicó que, en caso de que el precio de la mezcla mexicana cierre por debajo de 55 dólares el barril, Hacienda recibiría ingresos por las coberturas a finales de noviembre, y dichos recursos formarían parte de los ingresos del 2019.

“Se le entrega el dinero a la SHCP y ese dinero entra a los ingresos de este año, porque los contratos a futuro del petróleo son a 30, 60 y 90 días, no más tiempo”.

De activarse las coberturas petroleras, sería la cuarta vez que el gobierno percibe recursos por este programa. La primera vez fue en el 2009, cuando percibió 64,352.1 millones de pesos, la segunda fue en el 2015 por 107,513.4 millones de pesos y en el 2016, por 53,738 millones de pesos.