El banco español Bankia, nacionalizado y salvado de la quiebra en el 2012 gracias a una ayuda pública, anunció la venta por 713 millones de euros de créditos, en su mayoría dudosos.

Esta operación fue realizada en el marco del plan estratégico 2012-2015, que prevé deshacerse de todos los activos considerados no estratégicos, afirmó en un comunicado Bankia, el cuarto banco español en términos de capitalización, que debe ser privatizado de aquí al 2017.

La primera cartera incluye créditos de dudoso cobro, de un montante de 449 millones de euros. Las otras dos incluyen préstamos a pequeñas y medianas empresas, y créditos al consumo para particulares, por un total de 258 millones de euros, según detalló la entidad.

El apetito generado con la citada operación provocó que las tres carteras se hayan repartido entre diferentes inversionistas , que son fondos de inversión y organismos especializados en la compraventa de carteras de créditos, indicó Bankia.

Bankia anunció a comienzos de febrero un beneficio neto de 509 millones de euros en el 2013, tras sufrir una pérdida récord de más de 19,000 millones en el 2012.

Bankia se convirtió en el símbolo de la crisis financiera española cuando perdió más de 19,000 millones de euros (26,000 millones de dólares) en el 2012, obligando al gobierno a pedir a sus socios de la Eurozona 41,000 millones de euros en préstamos para rescatar a todo su sistema bancario.

En conformidad con los términos del rescate de la Unión Europea del 2012, el gobierno español tiene hasta el 2017 para vender su parte de 68% en Bankia.

El proceso de privatización, lo razonable es que sea parecido al que se está llevando en Lloyds. Es decir, que se haga por fases y lleve dos o tres años. Lo que hay que hacer es que genere valor para la entidad , afirmó recientemente José Goirigolzarri presidente de Bankia, en una entrevista publicada en el diario ABC.

Se refería a la venta por el gobierno británico de 6% en el banco Lloyds en septiembre, cinco años después de que el Estado lo rescató.