En su labor de investigar y denunciar todo acto de defraudación al fisco, la Procuraduría Fiscal de la Federación (PFF) enfatizó que esta institución no hace distinción alguna entre contribuyentes que son investigados por esta actividad ilícita.

De acuerdo con el organismo encabezado por Carlos Romero Aranda, todo contribuyente que recurre a esquemas ilegales y sistémicos de evasión, incluidas organizaciones factureras, serán perseguidos penalmente y obligados a reparar el daño económico.

“La autoridad no hace distinción alguna entre contribuyentes; investiga delitos y a sus responsables o beneficiarios, de manera objetiva y puntual”, se puede leer en un comunicado emitido por dicha dependencia.

Esta autoridad apuntó que los delincuentes que recurren a actividades fraudulentas serán perseguidos penalmente y obligados a reparar el daño económico ocasionado, tal y como lo establece el marco jurídico, el cual tuvo modificaciones hace algunos meses, donde equipara la evasión fiscal como delincuencia organizada.

“Los contribuyentes que recurren a ese tipo de actividades fraudulentas serán perseguidos penalmente y obligados a reparar el daño económico ocasionado y, de acuerdo con las reformas aprobadas por el Congreso de la Unión, las relacionadas con la delincuencia organizada y que atentan contra la seguridad nacional”, destaca el documento.

La Procuraduría Fiscal apuntó que no es a discreción de esta autoridad que se determina la cantidad de delitos que denuncia, sino la decisión voluntaria del imputado de cometerlos. “La cantidad de acusaciones en contra de una persona se determina por los actos fraudulentos que haya cometido”.

Asimismo, contrastó que cualquier persona que ha sido acusada de un delito fiscal puede hacer valer todos sus argumentos y pruebas ante tribunales, tal y como lo establece la Constitución y las convenciones internacionales.

A los indiciados, se les exhorta a presentarse ante el juez que los aperciba para llevar el proceso legal, como cualquier ciudadano”, acota y añade que esta institución atacará todo tipo de actos de corrupción relacionados con delitos tributarios, con el mayor rigor legal.

“La determinación de la PFF es combatir a los grupos más robustos de evasión fiscal, como lo demuestran los asuntos penales construidos y denunciados en los últimos años”, apunta.

valores@eleconomista.mx