El gobierno argentino negocia  la ampliación de un swap con China para proteger las reservas nacionales y sustentar el esquema cambiario.

Las negociaciones para dar con este plan de salvataje financiero cuentan con el aval del presidente Alberto Fernández y se llevan adelante tanto desde la Cancillería como desde el BCRA que lidera Miguel Angel Pesce.

Argentino dialoga con la administración china de Xi Jinping y con las autoridades del Banco Popular de China para evaluar la ampliación del swap por 19,000 millones de dólares que ya se le había otorgado al país en 2020.

No obstante, se pudo saber que la idea del BCRA es que los swaps de China se computen como reservas para dar más sustentabilidad. Al usarlo de esa manera, explicaron en el gobierno, no sería nada barato porque China cobra una tasa similar a la Libor pero que se denomina Sibor.

La otra opción que se maneja es que dejen usar un porcentaje del Swap que gire el Banco Popular de China sin tener que pagar esa tasa. En el Gobierno de Mauricio Macri China amplió el Swap con Argentina a un global de 19,000 millones de dólares que se fue renovando.

El 6 de agosto de 2020 la Cancillería en ese entonces a cargo de Felipe Solá informó que la Argentina y la República Popular de China habían renovado el acuerdo de swap de monedas.

Las negociaciones de la Argentina con China se da no sólo ante las tratativas del gobierno con el FMI por la deuda, sino también en medio de un duro informe del Congreso de los Estados Unidos sobre las relaciones de China con varios países de América latina.