El Tribunal General de la Unión Europea (TUE) anuló el miércoles la decisión de la Comisión Europea que exigió a Apple la devolución de 13,000 millones de euros más intereses a Irlanda por haberse beneficiado de ayudas fiscales ilegales.

El caso ha sido favorable para la compañía después de que dicho tribunal determinó que la Comisión Europea no ha podido demostrar que los acuerdos fiscales de Irlanda, en los que se basaba el supuesto trato de favor con el fabricante del iPhone, eran ayudas estatales ilegales.

Apple ha ganado la batalla. “El tribunal General de la Unión Europea anula la decisión tomada por la Comisión Europea sobre los acuerdos fiscales irlandeses a favor de Apple”, escribió esta mañana en Twitter la corte con sede en Luxemburgo.

El conflicto entre Europa y el gigante tecnológico se remonta al 2016, cuando el ejecutivo comunitario decidió pedir a Apple la devolución de los 13,000 millones de euros al considerar que la compañía estadounidense se había beneficiado de dos ayudas fiscales irlandesas que redujeron su carga tributaria durante más de dos décadas, de 2003 a 2014, hasta 0.005%, en comparación con la tasa impositiva de sociedades, del 12.5 por ciento.

En concreto, las ganancias de las ventas internacionales de la compañía, comandada por Tim Cook, tributaban en Irlanda para pagar un tasa efectiva del impuesto sobre sociedades de 1% sobre las utilidades generadas en Europa. Según Bruselas, esto supone que Apple pagaba 50 euros en impuestos por cada millón de ganancias.

La sentencia del Tribunal General se puede apelar ante el Tribunal de Justicia de la UE. Todo el proceso desde su anuncio hasta la decisión de la corte europea ha sido especialmente polémico. (Con información de Expansión)