El balance de riesgos para el crecimiento de México se ha deteriorado por las mayores dificultades en el entorno externo, en donde una caída en los precios del petróleo podría ser un factor adicional de peligro.

Así lo expresaron en lo general y en lo particular los miembros de la Junta de Gobierno del Banco de México, según la minuta número 12 de la reunión, en la cual se decidió dejar en 4.5%, por unanimidad de votos, la tasa de fondeo bancario.

Por segunda ocasión consecutiva, ningún funcionario de la Secretaría de Hacienda estuvo presente en la reunión que fue presidida por el gobernador central, Agustín Carstens.

La mayoría de los integrantes destacó que se espera una disminución de los precios de las materias, en particular de los energéticos, dado el panorama de atonía en la actividad económica mundial y, particularmente, el debilitamiento del nivel de actividad de la economía de China y la moderación en el crecimiento de India y Brasil.

Un miembro advirtió que la depreciación del tipo de cambio podría magnificar los incrementos en los alimentos, así como ahondar la brecha entre los precios internos y externos de los energéticos, volviendo el subsidio más oneroso.

GRECIA Y ESPAÑA

En el intercambio de opiniones, se habló de que ya se están observando importantes retiros de depósitos en bancos griegos y que en España, a pesar de que los depósitos al menudeo se están moviendo hacia los bancos españoles considerados más solventes, algunos depósitos corporativos han emigrado del país como consecuencia de las reducciones en las calificaciones de las instituciones financieras.

INFLACIÓN, A DEBATE

Sobre la inflación, la mayoría estableció que si bien ahora se ha observado un bajo traspaso del tipo de cambio a ésta, existe la posibilidad de que esta situación se modifique, lo cual podría suceder en un entorno de volatilidad derivado de la falta de soluciones a los problemas de la zona euro.

[email protected]