Zinedine Zidane tomó el control de la quinta franquicia deportiva más valiosa del mundo —Real Madrid con valor de 3,560 millones de dólares, según Forbes— con apenas 41 partidos de experiencia como entrenador del equipo filial, Madrid Castilla, que jugaba en la Segunda División de España. Pasó una temporada completa como auxiliar técnico de Carlo Ancelotti y su preparación académica como entrenador estuvo bajo sospecha, cuando en el 2014 el francés fue denunciado por ejercer el cargo sin la titulación requerida, ya que contaba con una licencia UEFA tipo A, equivalente al título de técnico deportivo de grado medio.

Luego de la victoria de Real Madrid 1-0 sobre Gremio en la final del Mundial de Clubes de la FIFA, Zidane ya es el segundo entrenador más ganador en la historia del equipo español con ocho títulos en un periodo de menos de dos años al frente. También, es el segundo entrenador con mejor productividad —con más de 100 partidos dirigidos— en la historia del club (73.04%) tan sólo por detrás de su mentor, el italiano Ancelotti.

A Zinedine le ha costado 115 partidos al frente de Real Madrid conseguir ocho títulos y sólo ha perdido dos finales de las 10 que ha disputado. Ya superó a Vicente del Bosque, que en nueve años al frente del equipo obtuvo siete campeonatos, en una trayectoria de 245 juegos dirigidos.

El actual técnico de Real Madrid ya está entre los 10 entrenadores con más partidos al frente del club, sólo le queda en el camino igualar los 14 campeonatos de Miguel Muñoz, quien es el entrenador más ganador en la historia del equipo blanco. El exentrenador español dirigió por 13 años y seis meses al equipo Merengue en 604 partidos.

“Cuando Zidane llegó al banquillo hubo mucha gente que metió bastante mierda, pero él es un señor y un caballero y no dijo una palabra. Ahora hay que acordarse de los que decían esas cosas”, expuso hace unos meses Francisco Pavón, exjugador y compañero de Zinedine en Real Madrid.

En términos de efectividad, Zidane ha construido la trayectoria más exitosa del equipo español en menos tiempo, apenas en enero del 2018 cumplirá dos años en el cargo. Al francés, le tomó 10 años llegar al futbol de alta categoría como entrenador, aunque en ese periodo su formación fue intermitente y con equipos de categorías infantiles, juveniles, y en los primeros años posteriores a su retiro se dedicó a las áreas directivas.

¿Marcando época?

La petición de un grupo de internet denominado Justicia Deportiva para que la UEFA retire las cinco primeras Copas de Europa al Real Madrid “en nombre de los valores que representan el deporte y la democracia”. Los aficionados de equipos rivales indican que los trofeos que consiguió el equipo español entre 1956 y 1960 no tienen la validez necesaria para tomarlos en cuenta en el historial de la Champions League, debido a que en un inicio sólo asistían 16 equipos y no todos eran campeones de liga de sus respectivos países.

Zidane ya tiene el mismo número de Champions como entrenador que Miguel Muñoz, quien tuvo que enfrentar en la década de 1960 a dinastías como Benfica de Eusebio, Manchester United de George Best y Bobby Charlton, el descubrimiento de Ajax de Cruyff y el Bayern Múnich de Franz Beckenbauer. Incluso a nivel sudamericano, en los enfrentamientos en la Copa Intercontinental, el antecedente del Mundial de Clubes, Real Madrid perdió una final (1966) ante el Peñarol de Alberto Spencer.

Actualmente, Real Madrid sólo rivaliza con Barcelona, tanto a nivel doméstico, donde entre ambos equipos han ganado nueve de los últimos 10 títulos, el otro campeonato lo obtuvo Atlético de Madrid, como en Champions League, donde los catalanes y madridistas han conseguido cuatro títulos cada uno en las últimas 17 temporadas.

El resto de los equipos europeos se han rezagado, porque aunque Milán suma dos títulos, hace dos temporadas que ni siquiera clasifica al torneo de campeones.

En la mejor época financiera del club, con ingresos anuales de más de 500 millones de euros los últimos cinco años, Zidane es el mejor técnico de Real Madrid, donde los títulos son el legado más importante en el club.

“Me quedo amargado por no jugar la final”: Diego Alonso, DT de Pachuca

Pachuca, que en sus tres anteriores participaciones en Mundiales de Clubes tenía un cuarto puesto como mejor resultado, logró el bronce en la presente edición al derrotar equipo emiratí Al Jazira por 4-1, el sábado en Abu Dabi. Los Tuzos, con goles del uruguayo Jonathan Urretaviscaya, del argentino Franco Jara, de Roberto de la Rosa y del chileno Ángelo Sagal, de penal, igualaron el mejor resultado de un equipo mexicano y de la Concacaf en la historia del torneo, tras los terceros puestos de Necaxa (2000), el Saprissa costarricense (2005) y Monterrey (2012) en catorce ediciones.

“Me quedo un poco amargado por no haber jugado la final, pero contento con lo que han hecho los jugadores”, señaló el técnico uruguayo del Pachuca, Diego Alonso.