Son las 12 de la tarde en Ciudad Universitaria y se presentan dos estados de ánimo entre las aficiones asistentes al partido entre Pumas y Xolos.

Los fans del jersey azul y oro responden con una cifra de 12,763 de asistencia, la más baja del torneo, es decir 26 % de ocupación del estadio.

Los jerseys rojos se hicieron presentes pese a la distancia recorrida desde Tijuana, es decir, unos 200 aficionados visitantes recorrieron cerca de 2,776 kilómetros de distancia para llegar a Ciudad de México.

“Contando vuelo, hospedaje y comidas, nos gastamos entre 10,000 y 15,000 pesos, pero es una buena excusa para conocer ciudades. Generalmente planeamos nuestros días de vacaciones en torno a partidos de Xolos. En esta ocasión venimos a Ciudad de México y aprovechamos quedarnos unos días más para vacacionar. Es bonito conocer otros estadios y ciudades mientras puedes aprovechar para apoyar a tu equipo”, comenta a El Economista, Erick Solís, ingeniero en sistemas y aficionado desde hace 12 años, es decir, desde que se fundó el Club Tijuana Xoloitzcuintles.

Jenny Lizeth Rodríguez es otra aficionada que toma en cuenta en su agenda viajar como mínimo a un partido con Xolos, y también busca hacerlo para conocer otras ciudades.

“En esta temporada iré con excusa del partido dos semanas a Morelia; el Clausura pasado conocí León, y en el Apertura 2018 tuve la oportunidad de conocer Monterrey y Puebla. Tenemos muchas ganas de conocer Veracruz, y si no descienden los estoy tomando en cuenta para hacer el viaje la próxima temporada”.

Jenny trabaja como ejecutiva de ventas para un grupo gasolinero en Tijuana, y planea con antelación los gastos que involucra ser una fiel seguidora de su equipo.

Cada temporada compra su Xolopass, en el que invierte 9,300 pesos al año por los dos torneos, más el gasto en los jerseys oficiales, ya que tiene la playera de local, visitante y una tercera, en las que gastó 3,900 pesos.

Jenny comenzó a apoyar al equipo desde que no tenían estadio, y al ver que el conjunto comenzaba a desarrollarse de buena manera hasta establecerse en Primera División se comprometió a asistir a la mayor cantidad de juegos posibles.

Entre las gradas también resalta la Xolo Familia y los Pata Perro, organizaciones de fans que también viajan con el equipo.

“Vengo siguiendo al equipo desde Segunda División porque han demostrado mucha garra y por ello ascendieron a primera. Entonces cada que vienen a jugar a la Ciudad de México vengo a los partidos para apoyarlos. También tiene que ver que tengo mucha familia allá”, comentó a este diario el denominado como perro mayor DF en redes sociales.

Aunque por otra parte existen aficionados que han dejado de asistir a los partidos a causa de la decisiones que ha tomado la directiva.

“Tijuana pudo convertirse en la única plaza del país donde América y Chivas no pintaran. El mercado del otro lado de la frontera tiene un gran potencial, lo que pudo generar muchos más ingresos en medios, patrocinadores,etcétera. Pero el equipo ha sido un buen producto que no supieron aprovechar”, comentó el aficionado Héctor Castellanos.

Sin problema con Bruno Marioni

Pumas ganó 1-0, pero el partido se vio marcado por una gresca que inició entre el entrenador Bruno Marioni y Omar Mendoza, jugador de Xolos.

El director deportivo de Pumas, Leandro Augusto, atendió la conferencia de prensa, explicando que no fue el mejor partido.

“Fue un partido bastante difícil, pero la actitud de los jugadores todo el tiempo fue buena, queriendo sacar el resultado y dar la alegría a la afición y a base del esfuerzo se logró el triunfo al final. No dependemos de nosotros para buscar una calificación, pero tengo confianza que este grupo va a entregarse como lo hizo hoy independientemente que no se jugó vistoso”, comentó.

Augusto aceptó que la afición esté molesta por la falta de resultados positivos y entiende las exigencias que existen en cada cargo dentro de un equipo como Pumas de la UNAM.

“Entiendo la molestia de la afición. Está en todo su derecho. La exigencia, la presión, por estar en un equipo grande, uno como directivo, jugador, entrenador siempre las va a tener, porque la exigencia es pelear por los puestos más altos y campeonatos”, añadió.

Admitió que la actualidad del club no es la esperada, pero confía que pronto el plantel superará el mal momento y volverá a ser protagonista del futbol mexicano.

“Hace pocos meses el equipo hizo un gran trabajo, un gran torneo, quedando en tercer lugar y llegando a semifinales. Hoy nos toca pasar por un momento malo, pero estoy seguro que vamos a darle una alegría a la gente”, concluyó. (Con información de Notimex)