El australiano Mark Webber del equio Red Bull ganó el Gran Premio de Mónaco de Fórmula 1 en una carrera en la que el español Fernando Alonso terminó tercero y se convirtió en el líder en solitario del Mundial.

Webber, que salió desde la pole position , dominó la carrera de principio a fin y ganó en Mónaco por segunda vez en dos años, después de su victoria en 2010, y es el sexto vencedor diferente en las seis carreras disputadas este año, récord absoluto desde la creación del campeonato del mundo de Fórmula 1 en 1950.

Alonso, que salió en quinto lugar, fue capaz de recuperar dos posiciones, lo que le sirvió para ser líder en solitario del mundial con 76 puntos, tres más que el alemán Sebastian Vettel (Red Bull) y que el australiano Webber.

"Estoy satisfecho con nuestra respuesta en las últimas semanas y los cambios que hemos hecho después de un comienzo negativo de temporada, siempre se puede ir más rápido, pero creo que vamos en la dirección correcta y cada mejora es positiva", comentó Alonso después de la carrera.

El asturiano demostró una vez más la fiabilidad de su pilotaje y fue el único de los favoritos capaz de ganar posiciones, la primera en la salida y una más al adelantar al británico Lewis Hamilton (McLaren), en una carrera que se caracterizó por los pocos movimientos importantes.

"Tuvimos un gran comienzo, no tenía suficiente espacio para adelantar a Romain Grosjean y gracias a nuestra estrategia pude pasar a Hamilton con el cambio de neumáticos", explicó Alonso.

El alemán Nico Rosberg de Mercedes aguantó la presión de Alonso y conservó la segunda plaza de salida, al contrario que su compañero de equipo y compatriota Michael Schumacher, pole position el sábado, que se tuvo que retirar después de tener problemas mecánicos.

El Gran Premio de Mónaco tuvo unas últimas vueltas repletas de emoción ya que, además de empezar a llover tímidamente, se llegó con un grupo de pilotos, el formado por Weber, Rosberg, Vettel, Alonso, Hamilton y el brasileño Felipe Massa (Ferrari) en una orquilla inferior a los cinco segundos, por lo que daba la impresión de que cualquier detalle podía desencadenar la tormenta.

Finalmente se impuso la lógica y la carrera finalizó como había empezado, con Webber en cabeza.

El venezolano Pastor Maldonado (Williams), que venía de ganar en Montmeló hace 14 días, completó un nefasto fin de semana. Después de salir desde la última fila por haber recibido dos sanciones, se retiró en la primera vuelta debido a un problema mecánico.

Su compañero en la última línea de salida fue el mexicano Sergio Pérez (Sauber), que completó una buena remontada y terminó en el úndecimo puesto, con el mérito adicional de haber completado la vuelta rápida de la carrera.

La próxima prueba del Mundial será dentro de dos semanas en Montreal, Canadá, donde se sabrá si la carrera conoce un séptimo ganador en siete pruebas, o habrá alguien capaz de ganar por segunda vez esta temporada.