El mexicano Julio Urías, el lanzador responsable del salvamento que trajo la celebración más esperada para los Dodgers en tres décadas, no está en el selecto grupo de los jugadores mejor pagados en la nómina. Esta temporada, Los Ángeles Dodgers tuvieron en el diamante una nómina activa de 168.4 millones de dólares y, entre los pagos, los dueños de la franquicia Guggenheim Baseball Management depositaron a Clayton Kershaw, David Price y Kenley Jansen los sueldos base más altos del equipo, que tocan hasta los 32 millones de dólares para Price, marcando una abismal diferencia a los más bajos, que ofrecen entre uno y dos millones de dólares a dos peloteros.

Kershaw, Jansen y Turner han sido figuras establecidas en el roster de los Dodgers y por su relevancia en el equipo han cargado con los fracasos de octubres pasados. De ellos, Kershaw es el que más rondas de postemporada ha jugado antes de ganar la Serie Mundial, con 19. Jansen es el segundo con 16 rondas, mientras que Turner había experimentado 14. Desde el 2011, Jansen se ha establecido como el mejor cerrador en la historia de la franquicia, pero desde esta semana el serpentinero mexicano cambió la perspectiva con el salvamento ante Tampa Bay en el Juego 6.

“Hemos sido el mejor equipo toda la campaña. Hemos sido el mejor antes y no conseguimos nada”, dijo Kershaw sobre el triunfo que más ha esperado desde que era novato en el 2008.

El valor deportivo que adquiere Julio Urías por sus logros deportivos y para la franquicia pueden optimizar sus oportunidades comerciales. En México, su actuación en la Serie Mundial superó lo que había logrado Fernando Valenzuela con el número de más ponches en una sola postemporada (29). Y, entre otras marcas, estableció una nueva meta al ser ahora el primer pitcher mexicano en participar en dos Series Mundiales: 2018 y 2020.

En su cuarta temporada con los Dodgers, Urías tiene un sueldo base de 2.3 millones de dólares, siendo, con 24 años de edad, el pelotero más joven que recibe depósito con el nombre de la franquicia.

A los 16 años firmó con Los Ángeles y debutó en las Grandes Ligas a los 19. Desde entonces, tiene el respaldo de su agente Scott Boras, el propietario y presidente de Boras Corporation, que representa aproximadamente a 175 jugadores de beisbol de todos los niveles.

En principio, Boras cuenta que no tenía a corto plazo grandes expectativas para Julio. A lo mucho, los Dodgers le platicaban que los planes con el mexicano incluían un modesto aumento en la cantidad de entradas que podía lanzar. La paciencia de ambos en el trayecto les da este 2020 la revalorización que esperaban para su posicionamiento.

Para la siguiente temporada, Boras tiene argumentos para empujar que los Dodgers hagan a Urías parte de su rotación titular el próximo año.

“Tenemos que empezar a preocuparnos por los lanzadores más jóvenes. Tenemos que asegurarnos de protegerlos. Lo ideal es llevar a un jugador a las Grandes Ligas y hacer que lance 120, 130 o 140 entradas”, mencionó Boras hace unos meses cuando se comprometió a pagar los salarios de los jugadores de ligas menores liberados de los equipos por el impacto económico de la pandemia.

"Los datos son muy claros de que si lanzas demasiadas entradas antes de los 24 años, disminuye drásticamente la probabilidad de que lances muchas entradas después de los 30. Hay que recordar que la mayoría de estos jugadores a una edad temprana no sienten nada. Se sienten muy bien. Sin quejas. Larry Dierker, Fernando Valenzuela, Dwight Gooden, de generación en generación hay estrellas jovenes. Encontramos que la línea divisoria está en 23, 24. Si no pones muchas entradas en tu brazo antes de los 23, puedes ser bastante resistente  a finales de los 20 años".

Boras fue paciente en las etapas más difíciles de Urías; en el 2017 cuando tuvo una cirugía en el hombro izquierdo, a una edad 20 años en la que ya era considerado uno de los mejores lanzadores novatos.

"Tenemos una estrella joven con una velocidad de brazo. Hemos trabajado muy duro para llevar el cuerpo de Julio tan lejos como pudimos, pero aún tiene solo 20 años. Y sabes, con una gran velocidad de brazo como esa puedes crear una lesión. Un pitcher tiene que lanzar y cuando estás actuando tienes que esperar que se desempeñe a su nivel más alto. Esto puede ser producto de su grandeza".

A esa edad, también el equipo registraba que Urías al pesar 97 kg necesitaba un programa especial para bajar de peso. Pasó una semana en el Instituto de Entrenamiento Deportivo del agente Scott Boras en Newport Beach, con el personal médico y de acondicionamiento.

La relación entre Boras y Urías tiene ahora los resultados de la combinación paciencia y trabajo. Palabras de su larga alianza.

El legado del sinaloense en Grandes Ligas

• Se convirtió en el mexicano con más ponches recetados en una Serie Mundial con 13 chocolates, superando los 10 que consiguió  Jaime García con San Luis en el 2011.

• Jugó su cuarta temporada con los Dodgers de Los Ángeles y en el rol regular dejó marca de 3-0 en ganados y perdidos en 6 juegos, de los cuales fue abridor en dos.

• Esta postemporada, ganó cuatro juegos y ponchó a 29 rivales.

• Es el lanzador más joven (24 años) en salvar un partido que le da la Serie Mundial a su equipo desde Steve Howe, también con los Dodgers, hace 39 años (en 1981).

• Es el segundo pitcher en la historia con cuatro triunfos y un juego salvado en la misma postemporada, algo que solo había conseguido Madison Bumgarner para los Gigantes en el 2014.

deportes@eleconomista.mx