Tom Brady no probará la agencia libre, pues los Patriotas de Nueva Inglaterra pusieron lo necesario para que su quarterback estrella de 42 años se quede. El seis veces ganador del Super Bowl continuará con el equipo hasta la temporada 2021, tras acordar una extensión de contrato que le permitirá un incremento salarial de hasta de 23 millones de dólares. De acuerdo con NFL Network, los posibles salarios de Brady serían de 30 millones en el 2020 y 32 millones en el 2021, lo que hace que la extensión tenga un valor potencial de 70 millones.

“A ninguno de nosotros se nos promete nada. Estoy tratando de hacer lo mejor que puedo hacer hoy y dejar que esas cosas se resuelvan”, dijo Brady la semana pasada cuando se le preguntó sobre su contrato.

El final de la dinastía de los Patriots se avecina, con Brady cumpliendo 42 años y el entrenador Bill Belichick llegando a los 67. Pero eso será después, porque ahora se siguen ambos aferrando a seguir.

“He tenido una gran experiencia durante muchos años. Aprecio este equipo y la oportunidad que me dio en el 2000. Juego para un gran entrenador en el entrenador Belichick y Josh McDaniels (coordinador ofensivo de los Patriots), y tengo una excelente relación de trabajo. Amo al señor Robert Kraft y a su familia. Hemos tenido un éxito increíble. Esperemos que podamos seguir adelante”, dijo Brady hace unas semanas.

La temporada pasada, Brady no fue la versión MVP de la temporada 2017. Lanzó para 4,355 yardas con 29 touchdowns y 11 intercepciones, compilando un índice de pasador de 97.7. Aún así, los Patriots regresaron a la monarquía en el Super Bowl ante los Rams de Los Ángeles en febrero en Atlanta.

Esta temporada, Brady debe lidiar con la ausencia del ala cerrada Rob Gronkowski, quien anunció su retiro en marzo y quien ha sido clave en el juego de Brady desde la temporada de novato en el 2010.

“Para remplazar a los grandes jugadores, no es como si simplemente hubieras elegido a otro del árbol de ala cerrada. No puedes volver atrás. Debes encontrar personas que entren y quieran poner el trabajo y quieran intentar contribuir”, dijo.

El gran poder de la mente

La historia de Brady inició con la decepción y la vergüenza. Eso fue en el 2000, cuando el 16 de septiembre fue elegido en el puesto 199 de los 254 jugadores que seleccionaron los equipos de la NFL en el draft.

¿Qué le espera a un jugador después de ser elegido en el puesto 199? Pocas cosas, pero no para Tom, al que le han llamado tramposo, amigo del presidente de EU, Donald Trump, al que le cuestionan si es leyenda o no, pero él tiene algo que le ha ayudado siempre: una mentalidad inexpugnable, invencible.