Ciudad del Cabo, RSA.-El entrenador de Holanda, Bert Van Marwijk, resaltó este día el ambiente interno de su equipo, que redundó en su llegada a la fran final de la Copa del Mundo Sudáfrica 2010, que ganaron de manera cerrada 3-2 a Uruguay, ante "los que sobrevivimos".

En conferencia de prensa, tranquilo, sin demostrar optimismo o alegría desbordada, dijo que, como siempre, piensan ya en el próximo partido, en este caso la gran final contra el vencedor de este miércoles en Durban entre Alemania y España, y aseguró que se sienten "muy aliviados" tras el resultado de esta noche.

Aseguró que "el nuestro es un equipo con ambiente que propicia resultados como éste, que se organiza, que se tiene confianza, algo que le permite ser un poco más valiente sobre la cancha.

Reconoció que por algunos momentos tuvieron problemas con el dominio en el centro del campo, aunque cuando logró el 2-1 tuvo plena confianza en su equipo y en su capacidad.

Empero, reprochó que no hayan concluido el partido con una ventaja de dos goles, lo que consideró pudo haber sido factible.

"El de esta noche -prosiguió- fue un partido emocionante que sobrevivimos y que 32 años después nos tiene de nuevo en una gran final del Mundial".

Sobre ese punto y al ser consultado sobre épocas pasadas de su selección, abundó que él no quiere ver hacia el pasado y se dijo un ferviente creyente de su idea futbolística.

"Uno tiene que creer en esta vida en algo y creerlo de verdad, pero en nuestro caso, tenemos la fortuna de jugar, además, buen futbol', señaló.

Van Marwijk reiteró que pese al optimismo, gran ambiente y confianza que se tiene, siempre le dice a sus jugadores que hay un partido por venir y que no se ha alcanzado aún el propósito.

En este caso, agregó que la meta que tienen es la de jugar y ganar este domingo la final ante un equipo que no quiso señalar, sea Alemania o España.

Sobre los germanos, consideró que son el mejor conjunto del presente torneo, aunque a su parecer los ibéricos son quienes juegan el mejor futbol y el más bonito de la competencia, que concluirá este domingo en el estadio Soccer City de Johannesburgo.

BVC