Johannesburgo. Si el futbol se incluyera en los índices de exportaciones en el mundo, Sudamérica sería la región más productiva. Con más de 1,600 transferencias al año, el balompié del Cono Sur es casi una máquina de hacer futbolistas. En números, el buen paso en Sudáfrica puede revalorar el mercado de futbolistas casi en 100 por ciento.

Además, los jugadores serían catalogados como un recurso renovable , por lo que estaría garantizada la aparición de otro Pelé, Maradona, Garrincha, Messi, o Kaká. La cuenta nunca termina.

Era justo que Sudamérica tuviera un campeonato donde luzca sus capacidades , sentencia Carlos Valderrama, figura de Colombia en el Mundial de Italia 1990. En esta región se dan los jugadores más agradables para la tribuna , advierte el excementero Diego Latorre.

Brasil, Paraguay, Uruguay y Argentina se disputan un boleto para buscar la final. No es lejano pensar en una final entre Brasil y Argentina, son los equipos más compactos y sobre todo tienen mucho gol, sería lo ideal , dice Valderrama.

Y es que lo ideal no sólo radica en el honor de ser una final regional en un Mundial, sino también en el incremento en el valor del mercado. De acuerdo con la consultora alemana Transfermark, un jugador como Paulo da Silva (Paraguay) valía antes del Mundial 3 millones de euros y para cuando termine su precio alcanzará los 5 millones.

Por algo los mejores jugadores vienen de Sudamérica y obvio también son los más caros. No hay un Messi o un Kaká en Europa y por eso vienen a comprar el talento y esto es un beneficio para todos , advierte Latorre.

Brasil por ejemplo exporta al año 960 futbolistas según datos de la Confederación Sudamericana de Futbol. Luego está Argentina.

Antes se pensaba que Sudamérica sólo exportaba jugadores de mediocampo hacia adelante, pero los paraguayos son grandes defensas, los chilenos y hasta peruanos con grandes cualidades en la media cancha y este Mundial sin duda ayudará a valorar más nuestro futbol , opinó a este diario el Pibe Valderrama.