Los fans de todo el mundo esperan escuchar una buena noticia, alguna que les devuelva a ?Michael Schumacher, ex piloto de la Fórmula Uno (F1) y heptacampeón del mundo, leyenda del automovilismo que hace dos años sufrió un accidente al perder el control mientras esquiaba en Suiza.

Sin duda, el deporte extraña a Schumi, pero también lo hacen aquellos que en su momento apostaron por él, y que ahora siguen a su lado pero sin recibir casi nada a cambio: sus sponsors.

El alemán había logrado afianzar una marca con su nombre valuada en 1,257.6 millones de dólares, que poco a poco se ha ido devaluando. No son sólo los 15 millones de dólares que ha invertido su familia en el tratamiento de Michael desde que ocurrió el accidente en diciembre del 2013 y los 153,000 dólares semanales que valen los gastos médicos.

Es también la pérdida de su jet privado, y la venta de la casa de descanso en los Alpes franceses que fue vendida en dos millones de dólares.

Y todo eso va más allá, si se considera que, aunque algunas marcas han seguido leales con ?Schumacher, pese a que el retorno económico para sus patrocinadores es prácticamente nulo desde hace dos años, hay algunas otras que han decidido alejarse.

El alemán ya no cuenta con el apoyo de Navyboot y Jet Set, marcas que le permitían percibir cinco millones de euros anuales. Aunque se dijo que también el agua mineral Rosbacher se había alejado, lo cierto es que dicha empresa aún se encuentra anunciada como patrocinadora oficial en su página de internet.

Esteve Calzada, especialista y CEO de Prime Time Sports, aseguró en una entrevista con Sky Sports News que el de Schumacher es un caso fuera de lo normal, sin precedentes. El alemán ha dejado de ser un activo publicitario. No genera impactos ni puede utilizarse en activación, así que es legítimo que las marcas se planteen dejarle, máxime con el secretismo con el que la familia lleva el asunto .

Sin embargo, hay otros sponsors que han unido aún más fuertes los lazos con el heptacampeón de la F1. Por ejemplo, la financiera Deutsche Vermögensberatung (DVAG) ha patrocinado a Schumacher desde 1996, y es uno de los sponsors más sólidos que ha tenido el alemán.

Para nosotros es obvio que estamos juntos incluso en los malos momentos , ha dicho en reiteradas ocasiones Robert Peil, gerente de la empresa DVAG cuando le preguntan acerca del caso.

Pero Michael no tenía una imagen comercial estrecha con las marcas que lo patrocinaban. De hecho, eran pocos los comerciales o anuncios publicitarios que el káiser realizaba con sus socios comerciales, la mayoría de ellos con Mercedes-Benz, mientras que con el resto su principal publicidad la hacía al interior: motivando a colaboradores o clientes.

Y es por ello que marcas como Rosbacher, Audemars Piguet (relojes de lujo), Schuberth (cascos), Mercedes-Benz (autos) y ?Hormann (puertas) se mantienen ligados a él aunque por el momento, no pueda ofrecerles nada a cambio.

Así, mientras Schumacher siga luchando por su vida, sin duda los patrocinadores seguirán a su lado pues a decir de ellos Michael no es una imagen, es un modelo a seguir , destaca Peil.