Ole Gunnar Solskjaer ha logrado que la sombra de José Mourinho no opaque su inicio con el Manchester United.

El entrenador noruego presenta en la ronda de octavos de final de la Champions a un equipo con el que ha conseguido 10 victorias y un empate durante los 11 partidos que ha dirigido. El mérito de Solskjaer es magno: es el mejor inicio de un entrenador en la historia del futbol inglés.

Una de las principales características de Solskjaer ha sido retomar métodos con los cuales trabajaba Alex Ferguson. Según medios ingleses se han vuelto en recurrentes las visitas del escocés a los entrenamientos del Manchester, inclusive el exentrenador le ha brindado análisis de sus jugadores y de las alineaciones utilizadas durante los partidos.

Además de influir en las decisiones tácticas, el entrenador noruego ha reintegrado estrategias de trabajo para la unión de grupo que durante su época realizaba Ferguson. Utilizando la dinámica de pequeños cuestionarios a sus jugadores, en la cual participa todo el equipo, relacionándolos de una manera divertida con una actividad que fortalece la convivencia y competitividad del grupo. Además de buscar que al final de los entrenamientos, los jugadores no se olviden del equipo y se vayan a sus casas o que durante las concentraciones se encierren en sus cuartos a utilizar sus dispositivos electrónicos.

“Ha influido en todo. Su trato con la gente, la manera en la que dirigió el club y cómo supo mantener contentos, con hambre y deseos de mejorar a 25 jugadores internacionales. Pero también su relación con el cuerpo técnico y con todo el mundo dentro y fuera del estadio, Ha sido mi mentor. Desde que fue mi entrenador he estado tomando nota de lo que ha hecho en diferentes y determinadas situaciones. Por lo que no dudé en contactarlo, nadie mejor que él para darme consejos”, comenta Ole Gunnar Solskjaer sobre la influencia de Ferguson en su carrera.

Su gestión ha venido de la mano de volver a abrir la puerta para exjugadores y talentos del equipo, situación que durante la etapa de Mourinho no ocurría. En especificó ha sido el caso de Ryan Giggs, jugador histórico del club, quien, durante la etapa del portugués, prefería no acercarse mucho; pero bajo la dirección del noruego se ha hecho constante su participación en entrenamientos y dinámicas del equipo.

Algo que ha permeado en el grupo, desde que Mourinho dejó la institución, es la situación anímica que ha cambiado. “Un aspecto evidente es la descompresión psicológica que había en el Manchester United. La relación con Mourinho era ya insostenible y había llevado a que varios jugadores estuvieran bloqueados. Además de que ha cambiado el esquema táctico para darle mayor libertad a Paul Pogba”, explica el periodista de ESPN Álex Pareja a El Economista.

Una de las situaciones que caracterizaba la gestión de Mourinho era que Pogba, quien venía de tener un gran desempeño con Francia en la Copa del mundo, no lograra conectarse con su equipo. Pero con la libertad táctica en su posicionamiento como medio campista creativo y la confianza que le ha brindado Solskjaer, el francés ha reencontrado su mejor nivel con los Red Devils con ocho goles y seis asistencias durante 10 partidos, siendo de vital importancia para que el United vuelva a la pelea por puestos de Champions League, ya que actualmente se ubican en el cuarto puesto y antes de su llegada estaban en la séptima posición.

El impulso de los ingleses desde la llegada de Ole Gunnar, aunado a que PSG perdió por lesiones a Neymar y Cavani, equilibra el panorama.

“El Manchester hasta ahora sólo ha competido en Premier con el nuevo técnico. Pero está claro que la eliminatoria parece más nivelada. Por el cambio en el United y las bajas en el PSG”, expresa Álex Pareja.