Coke Andújar llegó a Sevilla cuando tenía 24 años, después de que pasó toda su vida en Madrid, en la academia del Rayo Vallecano. Era su primera experiencia fuera de la capital española, por lo que los momentos de soledad y aburrimiento lo hicieron tomar clases de actuación. Yo quiero hacer un musical. Sevilla Futbol Club: el musical , dijo.

Si un lema sirviera para describir la obra, ése sería Sevilla: rey de Europa .

El equipo español consiguió su tercer título de forma consecutiva de la Europa League, el quinto en los últimos 10 años. Luego de reponerse del gol inicial de Daniel Sturridge y de un primer tiempo en el que la intensidad de Liverpool estuvo a punto de sentenciar la final, Sevilla se repuso con goles de Kevin Gameiro y un doblete de Coke, el futbolista actor, el chico tímido que entró a clases de actuación para relacionarse mejor con sus compañeros y, años después, convertirse en capitán y quien levantó el trofeo de campeón continental.

Un segundo tiempo arrollador, lleno de épica y valentía, hizo posible la gesta de los hispalenses, que cobró matices heroícos al borrar la intensidad de Jürgen Klopp y sus muchachos, que con la clase de Sturridge se pusieron en ventaja en el marcador a los 35 minutos; incluso, los ingleses tuvieron más oportunidades de aumentar el marcador, pero un penal no marcado por el árbitro y las fallas dejaron vivo a su rival.

Apenas a los 17 segundos de haber reiniciado el partido, Kevin Gameiro, el mejor delantero del equipo y que estará ausente de la Eurocopa 2016 por decisiones técnicas, empató el encuentro. Ahí comenzó el despertar del campeón.

El que viene se adapta y seguimos adelante. Me gusta la filosofía del club, su crecimiento , dijo hace un par de días Gameiro, en entrevista para El País. No es exagerada la apreciación del atacante; de aquel 11 titular en la final ante Benfica de la Europa League, durante la temporada 2013-2014, apenas Coke y Vitolo repitieron en el cuadro titular en el partido ante Liverpool.

La constante renovación del equipo tiene un responsable: su nombre es Ramón Rodríguez Verdejo, aunque todos en Sevilla lo conocen como Monchi. El director deportivo del equipo ha potencializado cada año la plantilla, disminuido las bajas de sus estrellas, por nuevos jugadores que también destacan. Un ejemplo: a la salida de Carlos Bacca, Kevin Gameiro firmó su mejor rendimiento esta temporada: 29 goles en 51 partidos.

Fue entonces que tomó relevancia la anotación de Gameiro, justo cuando Liverpool se sentía campeón, pero el equipo español es un ente en constante renovación, incluso en los partidos.

Monchi lleva 16 años en el cargo, ha visto desfilar a nueve entrenadores distintos y a cuatro presidentes; pero lo que no ha cambiado el club es al ideólogo deportivo, arquitecto del éxito en cinco Europa League, dos Copas del Rey, una Supercopa de Europa y otra de España. También ha sido un triunfo económico, Sevilla es el decimoprimer club con más ganancias en la diferencia de compraventa de jugadores, con un total 108.9 millones de euros en la última década, la más exitosa del club.

Soy capaz de llegar el primer día de pretemporada y ver un cuidador del césped que no conozco y pasarle el balón porque creo que es un compañero nuevo , dijo Coke a inicios de temporada.

El autor de los dos goles que le dieron la vuelta a Liverpool, que dejaron en silencio al efusivo entrenador alemán y que sellaron la victoria de Sevilla, vio culminada la mejor puesta en escena del club, un animal vivo, que constantemente se renueva, capaz de vencer al motivado club inglés y de dominar todo un continente. Así fraguó su quinto título de Europa League.