Para Juan Villoro(Ciudad de México, 1956), el Mundial es tiempo de nombres impronunciables, es la dádiva de buen futbol que cada cuatro años le llega a los fanáticos y la oportunidad de medir el potencial de su país a través de torneo de un mes de duración.

Y es que para Villoro, necaxista recalcitrante, el futbol va más allá de la cancha. El escritor mexicano vive intensamente el futbol como vive la escritura, los conciertos de rock o las proyecciones cinematográficas, sus otras pasiones.

Con un ir y venir en los últimos años entre México y España, Villoro se da tiempo para platicar de futbol con El Economista en la librería Rosario Castellanos del Fondo de Cultura Económica (FCE).

Quizás por su afinidad a España, y en particular a Barcelona, es fiel seguidor de los azulgrana, Villoro no tarda en demasiado en darle calidad de favorito a la Furia Roja.

La única Selección que no ha ganado un Mundial y que los puede ganar es España , dice Villoro sin dejar fuera a Argentina que ha dado muy poco en la fase eliminatoria va subir en el Mundial ; a Alemania una extraordinaria Selección sin figuras , y Brasil que ha dado lugar al juego de conjunto que ha procurado Dunga en detrimento de sus individualidades .

Con más de 45 años, de sus 53, siguiendo el futbol, Villoro sabe que los mundiales hacen fallar al pronosticador amateur y por supuesto, a los profetas profesionales.

En el Mundial hay dos tipos de favoritos, los que llegan porque están en buen momento y los que llegan por razones históricas. Es muy misterioso, pero generalmente los que llegan por razones históricas tienen más oportunidades, previo a un Mundial uno pensaría que la Selección que está jugando bien es la que va a ganar pero no es así , advierte.

El autor de Los Once de la tribu (1995) y de Dios es redondo (2006) asegura que el historial de las grandes selecciones pesa mucho . Tal vez si el Mundial fuera en España gravitaría más hacia la elección española, ha sido una extraordinaria campeona de Europa y tiene todo para ganar la Copa del Mundo, pero el factor histórico pesa mucho .

El novelista afirma que será un Mundial de grandes entrenadores y de juego de conjunto. El mejor ejemplo: Brasil y Alemania; aunque por supuesto se espera la explosión de Messi, el Mejor jugador del mundo y quien creo que ya rebasó a Zidane y Ronaldinho pero aún no llega a la jerarquía de Pelé o Maradona pero es el primer contendiente serio que han tenido .

Sin esperar demasiadas sorpresas, Villoro confía en los equipos africanos para ser la sorpresa en Sudáfrica. Desde hace mucho tiempo se habla de África como el futuro del futbol, tienen grandes jugadores desperdigados por el mundo, principalmente en Europa, pero no ha cristalizado una gran Selección Africana. Espero que ya hayan madurado y que entre los cuatro primeros haya una Selección africana eso sería significativo .

México, como en los cuatro mundiales anteriores

El grupo mundialista, la combinación de experiencia y juventud en el equipo mexicano, el trabajo de Javier Aguirre y el arranque ante Sudáfrica son una serie de factores que, según Villoro, inevitablemente se tienen que considerar en conjunto y éstos darán como resultado que México se quede en la segunda ronda.

A la Selección le alcanza para pasar con autoridad a la siguiente ronda y quedarse ahí, no creo que lleguemos al quinto partido , dice el ensayista. El principal activo que tiene la Selección es Javier Aguirre. Su trabajo es muy difícil, Aguirre tiene que ser un vendedor de ilusiones y de esperanzas, de él depende mucho más este mundial que de los jugadores. Con Aguirre se nota un trabajo psicológico muy grande .

Del equipo, el escritor que ganó el Premio Herralde de Novela por El testigo (2004), dice que la Selección tiene un nivel medio. El futuro de México está en los jugadores que en el 2005 se convirtieron en campeones, jugadores como Vela, Giovani y Juárez han madurado bastante, el papel de Aguirre ha sido vital para centrarlos.

Por el contrario, la preocupación de Villoro se centra en los veteranos . La mayoría de los futbolistas mexicanos que están en Europa padecieron lesiones, algunos están en la banca, otros no han tenido suficiente regularidad y no llegan en su mejor momento. El mejor jugador que tenemos es Cuauhtémoc Blanco, pero sólo está para jugar 20 o 30 minutos .

Villoro no descarta que los jóvenes carguen con el peso del equipo y si dan un salto en el Mundial, que no han dado todavía, creo que podemos llegar más lejos .

Para finalizar, el también profesor de la UAM y la UNAM, dice que el Tricolor tiene que sobreponerse a inaugurar el Mundial.

México tiene espíritu de anfitrión y no nos gusta ser los aguafiestas de algo tan importante como el Mundial. La situación es ésta: el país sede recibe a una Selección que puede ganarle con argumentos futbolísticos pero que quizás psicológicamente se vea rebasada por el compromiso emocional que significa derrotar al equipo favorito , explica.

Es un partido que tiene que ver más con el trabajo mental que con el trabajo futbolístico, porque la Selección de Sudáfrica es muy precaria. En ese partido veo un componente que es totalmente antimexicano, que es llegar a arruinar la fiesta, es inevitablemente lo que tendrá que hacer la selección en el partido.

Si no lo logra emocionalmente, todo será muy difícil .