El mejor vallista de todos los tiempos perdía ritmo en cada obstáculo, después de la sexta empezó a cojear y todo terminó mientras miraba como Aries Merritt de Estados Unidos y con él siete corredores más se alejaban para siempre. Dayron Robles, el cubano, apenas debe conformarse en su historial con un oro olímpico, el de Beijing.

Es una especie de maldición que acecha a la prueba desde hace ocho años. Nadie que se diga vencedor en unos Olímpicos defiende su corona en competencia en el siguiente ciclo. Liu Xiang, el chino, ganó en Atenas y cuatro años después terminó antes de iniciar su prueba eliminatoria por una lesión, aquella ocasión la gloria fue para el chico caribeño Robles… para Londres, el cubano apenas llegó a la mitad de la prueba y todo terminó.

La maldición de los 110 metros con vallas no entiende tiempos o marcas. Entre Liu Xiang, que también quedó eliminado de la final para la presente edición por una lesión, y Dayron Robles están cuatro de los 10 tiempos más rápidos de toda la historia.

El tema de las lesiones no es novedad para Robles. Después de conquistar el oro en Beijing y la marca mundial en Ostrava (12.87 segundos) ese mismo año, el cubano empezó a padecer las lesiones.

El evento de 110 metros con vallas es la pura explosión , confesó para Informe Robinson el cubano en septiembre del 2009, meses después de no lograr el título en el Mundial de Berlín y tres años después tampoco lo lograría en Londres…

No había sido un buen año para el cubano, en realidad sus cifras nunca estuvieron en el 2012 en la élite. Su mejor marca fue la de 13.19 segundos en mayo. Si hubiera realizado su mejor registro de la temporada, únicamente le hubiera alcanzado para ser cuarto.

Pese a ello, Dayron era el oponente a vencer, fue derrotado muy pronto, sin opción de defender su corona de manera real. Robles vivió el calvario de mirar sólo la espalda de sus rivales cada vez alejarse más y más… como en Berlín, como ayer.

LA SEGUNDA FINAL MÁS RÁPIDA

El estadounidense Aries Merritt fue el ganador de la medalla de oro y la distinción conmemorativa de ser la segunda más rápida de la historia en Juegos Olímpicos, sólo superada por la de Atenas que Liu Xiang (12.91), ayer se corrió a 12.92. Pero además Aries ha sido el mejor todo el año y ayer confirmó su momento. Tiene siete de los 10 tiempos más rápidos en el 2012… Ahora Merritt, si la maldición es verdad… ya le viene.

ivan.perez@eleconomista.mx