El amplio distintivo de Baltimore Ravens viene mediante su defensa, aunque para la edición XLVII del Super Bowl, frente a San Francisco 49ers, llega en su peor momento en dos estadísticas desde hace una década.

Desde la campaña del 2002, en la que culminaron con récord de siete victorias y nueve derrotas, la unidad liderada y capitaneada por Ray Lewis no se colocaba tan abajo en ranking de la temporada regular en los rubros de yardas y puntos admitidos.

En el certamen 2012, las huestes de Dean Pees, encargado del área en la que es debutante en la franquicia, culminó las 17 semanas del calendario en el lugar 13 en unidades toleradas, con 21.5 puntos por partido (344 en total) y en el puesto 17, con 354.5 yardas por duelo.

Después de revisar el balance general de cada encuentro de los de Maryland, el peor rendimiento fue el de la semana dos, cuando visitaron a Philadelphia Eagles, escuadra con récord perdedor que les completó 486 yardas; 357 por la vía aérea.

La situación no cambió positivamente en los playoffs. Indianápolis le concretó 419 yardas totales, Denver, 398, y New England, 428, así como nueve, 35 y 13 puntos, de manera respectiva.

LESIONES HICIERON MERMA

Las razones de permitir bastantes yardas y puntos tienen su fundamento en las lesiones que se presentaron durante el actual calendario: 15 jugadores padecieron problemas físicos y entre todos se perdieron 70 partidos hasta mediados de diciembre, según información difundida por Ryan Mink en el sitio oficial de los campeones de la AFC.

A pesar de ello, el coach John Harbaugh no perdió confianza en su unidad y en Pees: Estoy muy orgulloso de los chicos. Ellos han puesto intensidad. Tenemos confianza en quien los puso ahí , declaró hace seis semanas.

[email protected]