Algún mérito debe tener un jugador que sea capaz de rivalizar con Lionel Messi, el futbolista argentino del FC Barcelona que es considerado uno de los cinco mejores de todos los tiempos y que apenas tiene un Balón de Oro más que el portugués del Real Madrid, quien sumó un título más en un año que será inolvidable: su corona en la Champions League, su título en la Euro con Portugal, la Supercopa de Europa, la distinción de Balón de Oro y el Mundial de Clubes.

Nada se le ha resistido a Cristiano, y quizá cuando termine su carrera dirá que le hizo falta ganar un Mundial y una medalla en los Juegos Olímpicos (si es que decide no participar en alguna de las dos justas siguientes). Por ahora, el 7 del Real Madrid (que por cierto sufrió para vencer en tiempos extras 4-2 a los japoneses del Kashima en la final del Mundialito) ya tiene 143 títulos entre sus logros en sus equipos e individuales.

Se puede volver monótono contar todas las glorias que ha sumado el portugués porque son tantas que ya no se sabe dónde catalogarlas. Desde ser parte de innumerables equipos ideales hasta las distinciones más importantes como el Balón de Oro (que ya tiene cuatro) para distinguirlo como el mejor jugador del mundo.

Es curioso, nadie debate que Lionel Messi es el mejor. Frases como Messi es de otro planeta , Messi es mucho mejor de Cristiano, por mucho , Messi es un Dios y Cristiano es un excelente jugador ... pero resulta que si se cuentan sus títulos, si se toman en cuenta las votaciones, la diferencia y las distancias no son tan abismales como dicen que son. Si somos exigentes, la distancia es sólo un Balón de Oro.

Ayer Cristiano facturó un hat-trick para resolver un partido que se complicó ante los japoneses que no sólo ponen sacrificio, sino que además demostraron que pueden hacer futbol a la altura del equipo de Zinedine Zidane (que continúa su marcha invicta).

Tres apariciones de CR7 para darle punto final a un año de maravilla para él y para los equipos donde participó (Madrid y Portugal). Cristiano por ahora tiene durante toda su trayectoria profesional un promedio de 0.7 goles por partido. Más de 600 partidos y más de 500 goles. Cifras envidiables si consideramos que tiene un ritmo frenético desde que inició su carrera como futbolista.

Quizás los de Cristiano tienen más mérito en una época que será recordada por la batalla deportiva con Messi. Es verdad, nadie duda que Lio tiene un sitio seguro entre los cinco mejores de todos los tiempos y que es mejor que el portugués del Madrid, pero una de las principales virtudes de CR7 es que jamás se ha rendido ni ha admitido que está detrás del argentino del FC Barcelona. Hay batallas que nunca se ganarán, pero si alguien se ha mejorado dos, tres, o quizás hasta cuatro veces más allá de sus límites es el 7 del Real Madrid.

Por ahora disfruta uno de los años más exitosos de su carrera.

Cristiano es un inexpugnable devorador de marcas, de títulos. Qué duro ha de ser competir contra él.

Hasta la prórroga llegó el título

El Real Madrid se proclamó campeón mundial de clubes por quinta vez en su historia al derrotar en la prórroga a Kashima Antlers por 4-2, gracias sobre todo a un triplete de su estrella Cristiano Ronaldo.

El campeón de Europa se adelantó con un gol de Karim Benzema (9), pero Kashima le dio la vuelta al marcador con dos tantos de Goku Shibasaki (44 y 52), antes de que Ronaldo empatase de penal (60) y, aunque los japoneses tuvieron ocasiones antes de la prórroga para llevarse un triunfo histórico, el portugués acabaría sentenciando en el tiempo extra (98 y 104).

Con este título, el Real Madrid se convierte en el primer club en levantar cinco veces el trofeo de campeón del mundo, tras las Copas Intercontinentales de 1960, 1998 y 2002 y el Mundial de Clubes logrado hace dos años en Marruecos.