Johannesburgo.-El seleccionador de Uruguay, Oscar Tabárez, afirmó este viernes, después de que la Celeste lograra el pase a semifinales del Mundial de Sudáfrica al derrotar en los penales a Ghana, que "pusimos lo que hay que poner" y pidió que su país festeje varios días.

Uruguay se rehizo después de tener el partido perdido cuando en el descuento de la prolongación Ghana dispuso de un penal (120+1), pero Asamoah Gyan envió el balón al larguero.

"Tuvimos lo que hay que poner y eso me tiene que tener satisfecho. A todos nos gusta el buen futbol, pero se dio así y hacía tiempo que no nos ocurría una suerte parecida", señaló Tabárez.

" Los que creen en el destino o en las cosas predeterminadas lo pueden explicar. Yo no creo en esas cosas. Fue un partido duro, porque no jugamos bien, tuvimos situaciones dificilísimas, ya que caímos en desventaja con un gol en contra en el descuento de la primera parte y luego ese penal", señaló.

El Maestro Tabárez se acordó del pueblo uruguayo, que estaba celebrando tras el triunfo, el pase a semifinales, después de 40 años sin llegar a esa instancia.

Uruguay fue campeón del mundo en 1930 y 1950, y después su mejor clasificación fue el cuarto puesto en 1954 y 1970, algo que ha igualado la Celeste en 2010.

"Los únicos que han realizado algo más que este grupo son los campeones mundiales uruguayos. A esos no los podemos igualar, pero después lo máximo que se hizo fue salir cuarto y eso ya lo tenemos asegurado. Después de tantos años de frustración, que se queden dos o tres días festejando los uruguayos", dijo.

"Pese a ser profesional, me cuesta tener la calma necesaria para hacer un análisis objetivo del partido contra Ghana. Conseguimos lo que queríamos, aunque no jugamos como pensábanos. Tuvimos la fortuna que siempre tiene el que gana, y no podría añadir mucho más", señaló Tabárez.

BVC