Los Boston Red Sox fueron el primer equipo de las Grandes Ligas en abrir la chequera a manos llenas de cara a la próxima temporada. Y es que pactaron con el lanzador zurdo David Price un contrato por siete años y 217 millones de dólares, con lo que el jugador se convirtió en el pitcher con el mejor salario en la historia de la MLB, pues anualmente recibirá 31 millones de dólares.

El contrato también sería el mayor para un serpentinero, superando apenas por poco la extensión de 215 millones de dólares que los Dodgers de los Ángeles le otorgaron al también zurdo Clayton Kershaw y a los 210 millones de dólares que recibió Max Scherzer de los Nacionales de Washington.

Price, de 30 años, lleva marca de 104-56 con un promedio de carreras limpias de 3.09 en ocho temporadas en Grandes Ligas. Además ha sido ganador del Cy Young de la Liga Americana con los Rays de Tampa Bay en el 2012 y ha terminado en segundo lugar por el premio en dos ocasiones.

Antes de Price, el mayor salario que habían otorgado a un pitcher los Red Sox fue la extensión de contrato por cuatro años y 82.5 millones de dólares con Rick Porcello, en abril pasado.

Price pasó seis temporadas de su carrera con los Tampa Bay Rays, con quienes tuvo una marca de 82-47 y un promedio de carreras limpias de 3.18. En el 2014, firmó con Detroit, donde se encontraba hasta que Boston se hizo de sus servicios.

De acuerdo con información de Foxsports.com, el contrato de Price tendrá una cláusula de escape que el lanzador podría hacer válida en el 2018.

Los Red Sox también tienen a Clay Bucholz, Rick Porcello, Joe Kelly, Wade Miley y el promisorio Eduardo Rodríguez como respaldo para el 2016.