El qatarí Nasser al-Khelaifi, presidente del Paris St Germain, está bajo investigación formal por presunta corrupción, dijo una fuente judicial francesa.

Una segunda fuente aseguró que Al-Khelaifi y un socio cercano fueron interrogados por investigadores franceses en marzo en relación con el proceso de licitación para el Mundial de atletismo en 2017. Qatar no tuvo éxito en su candidatura y el evento fue otorgado a Londres.

El PSG, que ganó la liga de fútbol francesa este año, no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios. Reuters tampoco pudo comunicarse con los representantes de Al-Khelaifi en Qatar.

Esto significaría que Al-Khelaifi ahora será tratado formalmente como sospechoso y llevará el proceso legal un paso más cerca del juicio. Sin embargo, según la ley francesa, a un sospechoso no se le imputa formalmente un delito a menos de que sea enviado a juicio.

También sería una demostración de la amplitud del alcance de una investigación que se lleva a cabo en Francia sobre la red de corrupción que alguna vez se extendió en el atletismo mundial, la cual incluyó sobornos para encubrir controles de dopaje positivos de algunos atletas y para ganar los derechos para organizar eventos.

Esta semana, fiscales franceses recomendaron que Lamine Diack, exjefe de la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF), y su hijo sean juzgados por una serie de sospechas de prácticas ilícitas cometidas durante varios años con la participación de atletas y sus federaciones.

Lamine y su hijo siempre han negado las malas prácticas. Un abogado que representa a Diack padre se negó a comentar el asunto, mientras que Papa Massata Diack, hijo del exdirigente, no respondió a las solicitudes de comentarios.

Las fuentes dicen que la fiscalía está acusando a los senegaleses de favorecer la candidatura de Qatar para el Mundial de atletismo 2017 a cambio de dádivas.

erp