El carisma y talento de Paola Espinosa la han llevado a ser una de las atletas más populares de los últimos años. La clavadista de 26 años ha sabido complementar su imagen como campeona del mundo y medallista olímpica, con su vida personal.

Pero esto no ha sido sencillo para la sudcaliforniana, que hoy por hoy, es una de las pocas atletas marca en nuestro país. En los últimos años, las empresas han visto en el deporte la mejor manera de hacer marketing pues, como asegura Daniel López Casarín en su artículo La relación comercial atleta-marca de la revista Merca 2.0: El deporte da algo único al marketing, esto es, las emociones humanas y los sentimientos que florecen y coexisten en cada deporte .

EL PASO DE SER ATLETA ?A SER UNA ATLETA-MARCA

Han pasado muchos años desde que la clavadista Paola Espinosa comenzó a figurar en el deporte amateur. Si bien ella se inició desde pequeña en los clavados, fue hasta el 2003 cuando sus éxitos comenzaron a atraer la atención del público y de las empresas que querían tener su imagen en sus campañas.

La pregunta recurrente era ¿cuánto valgo?; ¿cuánto le digo a una marca cuánto cuesto? , asegura en entrevista con El Economista Claudia Ruiz, mánager de Espinosa. Es algo que hasta la fecha pocos atletas saben porque hace falta una asesoría y un desarrollo en el tema .

No obstante, Ruiz reconoce que el concepto de atleta-marca ha crecido últimamente: Todo empezó con Ana Guevara. Ella fue una empírica de la mercadotecnia deportiva, ella se llevaba sola, negociaba sola, firmaba contratos sola, y de eso se aprendió mucho en este tema , explica.

Ruiz, quien además de Paola lleva algunos otros atletas como Rommel Pacheco, Carolina Valencia y Fernanda González, asegura que ha sido difícil incursionar en este campo: Al principio había que ir a ofrecerlos, promoverlos, promocionarlos con las marcas .

EL PATROCINIO ?NO SÓLO ESTÁ EN EL DEPORTE

Para ello, tanto Ruiz como Paola han buscado estrategias para figurar ante las empresas: No sólo era lo deportivo, era ir a eventos sociales, eventos de estilo de vida, moverse en otro ámbito porque las marcas no siempre están en el deporte .

Tal ha sido el éxito de su estrategia, que hoy Paola Espinosa cuenta con patrocinios de marcas como Banamex, Nike, Gatorade y Herbalife, mientras que es vocera de Special K y Swarovski y fue imagen de Pantene únicamente para el pasado año olímpico.

Del mismo modo, explica que para una atleta como Paola ya existen niveles de patrocinios: Tenemos un nivel pro, que son los patrocinadores en los que sí aparece su imagen. Están aquellos en los que sólo es vocera o embajadora y es cuando no aparece pero puede aparecer en cierta campaña .

Por último, Ruiz reconoce que aún falta mucho por trabajar en el tema: La mayoría de los atletas no saben cuánto valen y por eso no hay un tabulador; el atleta en el deporte amateur se devalúa mucho porque la gente no sabe cuánto cuesta.

También es importante decir que el atleta debe responsabilizarse por sus contratos. Ellos son quienes deben firmar no sólo por cuestiones legales, sino también porque con ello crean una responsabilidad y quitan intermediarios, lo cual es más benéfico tanto para ellos como para la marca , concluyó.