Los Toros de Herrera de Panamá se sobrepusieron a armar un equipo en poco tiempo y a derrotar a los otrora favoritos Puerto Rico y República Dominicana en su grupo, para consagrarse campeones de la Serie del Caribe, al doblegar 3-1 a los Leñadores de las Tunas de Cuba. Sin embargo, no todo es felicidad para los panameños.

El presidente de la Liga de Beisbol Profesional de Panamá, David Salayandía, confirmó a la agencia AP que tanto panameños como cubanos no recibirán premios en efectivo, debido a que participan en el clásico caribeño como invitados.

“La Asociación de Peloteros (del Caribe) es la que reparte los premios. Como nosotros no pertenecemos a la asociación, entonces no nos toca premio a nosotros ni a Cuba”.

“La regla está perfectamente bien, pero a nosotros nunca nos comunicaron eso. Nos lo vinieron a decir hace dos días. Esa es la molestia que tenemos, porque como ésas también han pasado otras cosas que nos están diciendo a cuentagotas, y nos sorprenden cada vez con algunas cuestiones que obviamente no nos favorecen”, mencionó Salayandía.

Panamá fue la nación que albergó la Serie del Caribe, luego de que la Confederación del Caribe decidiera quitarle la organización a Venezuela, luego de que en días previos se desatara una serie de enfrentamientos entre la población y las fuerzas policiacas. Panamá, entonces, se encargó de organizar el torneo, aunque sólo puso 10% del presupuesto, mientras que la confederación puso el 90% restante

La victoria le dio al país centroamericano un cetro que no ganaba desde 1950, cuando se coronó con los Yankees de Carta Vieja, otrora cuadro integrado mayormente por peloteros estadounidenses profesionales.

En esta ocasión, el equipo fue conformado por peloteros que jugaban en los Toros en la Serie Latinoamericana, elementos que participaban en Colombia y algunos jugadores que jugaron en las Grandes Ligas.

De paso, Cuba vio cortada su racha ganadora en Panamá. Los cubanos se habían coronado las tres veces que este país organizó el torneo en 1952, 1956 y 1960.

La final estuvo antecedida por el malestar de Panamá, debido a que la noticia de que no recibirían premios económicos se dispersó entre directivos y peloteros.

El ex jugador de grandes ligas panameño Manny Corpas sacó los últimos tres outs, aunque antes permitió un doble de Yurien Vizcaino, para llevarse el salvamento, y de paso fue su cuarto rescate en la serie.

“Pensamos que el equipo iba a tener algún tipo de beneficios. Incluso, no los habían informado. Creo que ellos nunca pensaron que Panamá iba a estar en la final y vieron poco a poco cómo esto iba avanzando”, añadió el directivo.

Sin embargo, los que sí se llevarán premios son las Estrellas Orientales de República Dominicana y los Charros de Jalisco de México, que concluyeron en tercer y cuarto lugar, respectivamente. Los dominicanos ganaron 115,000 dólares y los mexicanos 60,000.