Describir la carrera futbolística del argentino Martín Palermo se vuelve un acertijo pues su desempeño ha pasado por constantes altibajos, sin embargo después de 19 años de su vida entregados al futbol, se despedirá como un emblema del club Boca Juniors equipo al que dirá adiós como todo un Titán.

¿Quieres buscarle la explicación a Martín Palermo? No se la busques ni por la estadística, ni por los goles, ni por la técnica, ni por todo lo que evolucionó como jugador. Búscala en la mente y en el alma, búscala en el corazón , afirmó Daniel Cordoba estratega del club Estudiantes de la Plata en 1996, año en el que Palermo obtuvo un lugar de titular y destacó como delantero.

Al año siguiente una crisis económica obliga al club platense a vender a su mejor delantero, y Palermo desfiló al equipo Boca Juniors en el que se consagraría como ariete.

En un país en donde el jugador número 12 (el hincha) juega un papel tan importante como el del propio director técnico, Palermo logró ganarse un importante lugar en el corazón del fanático Xeneize. Pero el aficionado argentino así como apremia, castiga y aún hablar de Palermo es recordar la Copa América 1999 y sus tres penales fallados en un mismo partido como representante nacional.

Durante su trayectoria el Titán ha regalado a la afición de Boca más alegrías que sinsabores con 235 dianas marcadas en partidos oficiales haciéndose del récord de máximo goleador en la historia del club.

Durante su primera etapa de tres años en Boca, Palermo obtuvo 5 de los 14 títulos que tiene con el xeneize hasta ahora, pero antes intentó probar suerte en Europa pasando por el Villarreal, Real Betis y Deportivo Alavés, sin obtener los mismos resultados que en Argentina y después de casi cuatro años en el viejo continente decidió regresar a Boca hasta que llegara el fin de su carrera.

Su apellido ha retumbado en múltiples ocasiones en la Liga argentina con algún tanto de tijera o de chilena que son de sus maniobras favoritas por lo que no es raro que hasta el día de hoy sea un referente del equipo de la Ribera.

Palermo el contradictorio, el excéntrico, el de los festejos inolvidables dice adiós en la Bombonera a la que el mismo se ha referido como su casa . Jugó su último partido ante el club Banfield y espera incrementar otro de sus tantos récords, el de mayor goleador en este Estadio con 129 tantos, no por nada el mote de el Optimista del gol .