Guadalajara, Jal. El éxito de Chivas en la Liga de Campeones de Concacaf estuvo basado en la experiencia de su entrenador y la humildad de un grupo que supo que tendrían que enfocarse en una sola competencia para poder aspirar a trascender en una de ellas.

Tras aparecer en la sala de conferencia del estadio Akron, Matías Almeyda no se volvió loco ni fue presa de la euforia. Lejos de ello, aceptó que si el resultado hubiera sido adverso “pedirían la cabeza de Almeyda”, pero, presumió: “La cabeza de Almeyda piensa”, argumentó el exjugador, quien agregó que tras 25 años conoce “los momentos del futbol”, así como “cada pregunta” que puede recibir.

Matías señaló también como clave de su éxito al frente del Guadalajara, club con el que ya ha ganado cinco títulos, el que nunca “cambia su esencia”, porque él siempre ha sido con todos “o muy negro o muy blanco”, situación que, asegura, le permite “no ser resultadista”.

Como parte final de su análisis del camino que lo llevó a vencer a Toronto, el técnico argentino explicó que ha podido sumar campeonatos en Argentina con River Plate y en la Liga MX con Chivas porque cree en el diálogo. “Mientras los seres humanos crean en ello se puede construir, porque en caso contrario se destruye”.

Almeyda no dejó este concepto sólo en la teoría, porque de acuerdo con las palabras de Edwin Hernández, lateral izquierdo del Rebaño, vivieron un semestre en el hablaron en el interior del club para decidir ir por sólo una de las dos competencias que enfrentaron. “Somos un equipo limitado, sabíamos que teníamos dos caminos (torneos) y que teníamos que enfocarnos a uno, porque son muchos viajes, horas de concentración. Nos enfocamos en la Copa y gracias a dios se nos dio”.

El zaguero rojiblanco destacó que el trofeo que levantaron anoche “tuvo un sabor especial”, porque han vivido un año futbolístico “complicado”.

Además, sin dar detalles, dio aún más mérito al trabajo de Guadalajara por las adversidades que encontraron durante este semestre. “Sólo nosotros sabemos lo que hemos pasado y aguantado”, destacó el jugador en alusión a los adeudos que tiene la directiva con el plantel por conceptos de títulos que han ganado.

Finalmente, Edwin mandó un mensaje a América, Tigres y Tijuana, clubes mexicanos que no pudieron cumplir el objetivo de llegar al Mundial de Clubes a pesar de que al menos los dos primeros tienen un plantel muy vasto y con figuras. “Toronto sacó a equipos de billete, nosotros calladitos fuimos avanzando y somos grandes merecedores del título”.

carlos.herrera@eleconomista.mx