El exmarchista Noé Hernández continúa evolucionando favorablemente tras ser herido de bala en la cabeza, aunque de momento el parte médico indica que todavía no está fuera de peligro.

Luego que ayer martes fuera despertado y cumpliera con algunas órdenes sencillas para mover sus cuatro extremidades, el doctor Carlos Castillo Rangel, quien atiende al exandarín y subcampeón olímpico en Sydney 2000, aseguró que Noé ya articuló algunas palabras y que ya no necesita el respirador artificial.

No ha salido de su gravedad, pero se encuentra con una mejoría importante, ya habla, aunque en un lenguaje incongruente , aseguró el galeno.

Noé, de 34 años, perdió la visión completa en el ojo izquierdo, pero aún es pronto para saber qué tan graves son los daños en el derecho, el cual ha sido afectado por el proyectil casi en su totalidad.

Él se encuentra despierto y ya respirando solo. Podemos decir que empieza a mejorar su pronóstico de vida. En cuanto a su situación visual necesitamos que esté más congruente con su lenguaje para que nos diga si puede ver , comentó Castillo Rangel, director de la clínica en la que es atendido.