Pretoria.-El centrocampista estrella de la selección de Sudáfrica, Steven Pienaar, se mostró decepcionado por el serio correctivo sufrido ante Uruguay (3-0) este miércoles, que dejó a los anfitriones del Mundial cerca de la eliminación, pero recordó que el equipo no está eliminado.

" Hemos perdido, pero aún no ha terminado todo. Las cosas cambiaron cuando recibimos el primer gol. Uruguay es un equipo muy organizado y ha sido muy complicado remontar", dijo el volante del Everton.

Pero lejos de rendirse, pensó ya en qué resultado le vendría mejor a los Bafana Bafana en el duelo del jueves entre los otros dos equipos de la llave, Francia y México.

"Mañana, un empate entre Francia y México puede venirnos bien. Pero pase lo que pase ahí, tendremos que esforzarnos al máximo contra Francia, en el último partido", apuntó.

Por su parte, el capitán Aaron Mokoena ya piensa en levantar cabeza contra su próximo rival, aunque sabe que el partido será muy complicado.

"Nos queda un partido contra Francia y es realmente muy importante. Es muy difícil evaluar nuestras posibilidades (de pasar a octavos), todos saben cuál es nuestra situación, porque después de un empate y una derrota no podemos decir que estamos en una buena posición. Será duro contra Francia", dijo.

El defensa estimó que los Bafana Bafana dejaron de hacer su juego y por eso perdieron.

"En el primer cuarto de hora Uruguay nos provocó y caímos en su trampa, dejando de hacer nuestro juego. Desgraciadamente, somos un poco inocentes", acotó el capitán.

En la tercera jornada, Sudáfrica se verá con los "Bleus" el martes 22 en Bloemfontein.

BVC