El capitán de la selección australiana de futbol Lucas Neill reaccionó con enojo ante las sugerencias de que su equipo era un grupo de llorones por los múltiples reclamos a los fallos arbitrales en el Mundial de Sudáfrica.

Los australianos han sido criticados por algunos medios de prensa por quejarse de algunas decisiones de los jueces en sus primeros partidos.

En cada uno de sus dos partidos disputados hasta el momento, los australianos han terminado con un hombre menos antes de la finalización del primer tiempo.

"Todo lo que se ha escrito en el último par de días es que todos somos un equipo de llorones", dijo Neill a periodistas al ser consultado por las críticas.

"Australia nunca ha sido un equipo de llorones, no queremos ser considerados así", dijo visiblemente irritado Neill.

A juicio del capitán australiano, estos comentarios son injustificados.

"¿Hemos llorado cuando estábamos con 10 hombres (frente a Ghana)?, nos pusimos de pie y al final probablemente podríamos haber ganado el partido. Eso no es un equipo de llorones. Un equipo de llorones es un equipo que hubiera perdido 3-1, 4-1", comentó.

Australia sufrió la expulsión de Tim Cahill cuando perdió 4-0 en su debut con Alemania. Luego Harry Kewell vio la tarjeta roja ante Ghana cuando los oceánicos ganaban 1-0, pero finalmente empataron 1-1.

Los "Socceros" enfrentarán a Serbia en su último partido del Grupo D el miércoles y necesitan una victoria para tener alguna opción de avanzar a octavos de final.