Asomarse desde una altura de 20 metros que equivale a un edificio de aproximadamente seis pisos puede causar miedo, vértigo, desconfianza y aventarse un clavado al agua desde ésta altura significa vencer las sensaciones anteriores, con control total de la mente y en principio, de los saltos ornamentales, sobre todo en la plataforma de los 10 metros de altura.

Si no existe lo anterior y además, no se tiene un seguro de gastos médicos, no sería bueno intentarlo.

Adriana Jiménez es la única mexicana que ha dominado la velocidad y los casi tres segundos que pasan antes de entrar al agua en una caída que es tan rápida que la mente se tarda en reaccionar al momento .

Desde los ocho años de edad inició su vida en este deporte. Del año 2009 al 2013 fue instructora estricta y cariñosa de niños de seis a 11 años en el Comité Olímpico Mexicano, muchos de ellos, cuenta, ya son sus compañeros en entrenamientos.

Adriana ha abierto el camino para México en esta disciplina cada vez que salta desde los 20 metros. A sus 32 años de edad, representa a nuestro país en el Mundial de Natación en Budapest. Pese a las cinco lesiones que ha enfrentado y a no estar al 100% recuperada en sus competencias, ha ganado medallas. Adriana representa una propuesta para que más mujeres mexicanas practiquen clavados de altura.

¿A qué se debe que hay pocas mujeres en este deporte?

En México se está llevando solamente un estereotipo de mujer adolescente y no se ve más allá, de lo que podemos hacer. Desde pequeños a los niños les gusta el riesgo y nosotras somos más cuidadosas en ese sentido, un poquito más frágiles. A los niños les gusta rasparse, caerse y aún así se vuelven a aventar... eso se ha llevado a través de los años hasta que las mujeres crecen. No hay que ser igual a las demás, haz algo novedoso por ti misma, hace falta que (las mujeres) se pongan retos y ver más allá de lo que tienen .

Conforme a cifras de Inegi, de los mexicanos mayores a 18 años que actualmente practican alguna actividad física, 36.7% son mujeres y 47.7% son hombres.

El deporte crea a mujeres líderes con afinidad para resolver problemas y para guiar a un equipo, de acuerdo con el estudio Dónde encontrarás a tu siguiente líder de Ernst & Young.

Por la altura, más de 10 metros, espanta el hecho de que esté muy alto. No hay mucha información acerca de la disciplina, cómo acercarse o el tipo de preparación que se necesita. Quizá también porque los clavados de altura no son aún un deporte olímpico. Ser la pionera y poder abrir las puertas para que se animen nuestras clavadistas es un honor , explicó Jiménez.

En abril de este año, Adriana se ganó el mérito de haber sido la primer mujer mexicana en ganar una medalla de oro en la Copa Mundial en Abu Dhabi, previo, obtuvo dos cuartos lugares en la Copa del Mundo de Cozumel 2015, y en los Mundiales Fina de Kazán.

Falta mucha información sobre este deporte, como la manera de clasificarse a las competencias. Tres personas por país van para las competencias de Fina, lo que es Copa del Mundo y Campeonato Mundial (tres mujeres y tres hombres) y, para la serie Mundial de Red Bull, es abierto el número de competidores por país, siempre y cuando tengas tus clavados desde la altura oficial , explicó.