El comercial de Nike que apareció durante la ceremonia de la entrega de los premios del Oscar el pasado domingo es como el as que un jugador obtiene en el momento más oportuno del juego. Se trata de la trayectoria histórica de la tenista Serena Williams.

Nike lanza el spot en el momento en que la industria del cine y otros lugares de trabajo han sido sacudidos por los movimientos #TimesUp y #MeToo, sobre los acosos sexuales, y aparece pocos días antes del Día Internacional de la Mujer (celebrado el día de ayer). 

Al paso del tiempo, Serena Williams ha logrado encontrar con mayor precisión los temas sociales a los que desea trabajar una vez que se retire de las canchas: género y desigualdad racial.

El spot de Nike se titula “Until We All Win” (“Hasta que todas y todos ganemos”) y en él, Williams demuestra que todos los comentarios o actitudes negativos que ha escuchado a lo largo de su carrera no la han detenido en su búsqueda de éxitos.

Williams, quien regresó a la cancha esta semana en Indian Wells, reconoció que ahora tiene “una gran plataforma” al alcance de su mano, algo que no tenía en mente cuando comenzó su carrera.

“Con el tiempo, he sido mucho más consciente del impacto que puede tener mi mensaje”, dijo en un comunicado sobre su nuevo papel como promotora o embajadora de temas sociales. “Soy una líder y seguiré allanando el camino para la próxima generación”.

Su esperanza, dijo, es romper las “barreras” de género que existen en el tenis y lograr que las ganancias financieras se repartan por igual entre hombres y mujeres, un problema de larga data en este deporte.

“Esto no va a ocurrir de la noche a la mañana”, dijo en el comunicado. “Requiere mucho trabajo y voy a seguir trabajando en ello, y animo a otros tenistas a usar su voz y sus plataformas para hacer lo mismo”.

El cambio que le ha dado la maternidad

Su conciencia sobre el tema, dijo, aumentó con el nacimiento de su hija, Alexis Olympia, en septiembre.

“Quiero que mi hija sea sincera y honesta, fuerte y poderosa; darse cuenta de que puede impactar a quienes la rodean”, expresó Serena en el comunicado. “Quiero que crezca sabiendo que la voz de una mujer es extremadamente poderosa. Como mujeres, tenemos que seguir siendo ruidosas y asegurarnos de que nos escuchen”.

Una versión de la publicidad de Nike apareció en el periódico The New York Times; el mensaje central del mismo señala: “Le dijiste a una niña pequeña que era demasiado negra para los tenis blancos. Y creció para ser Serena Williams”.

A sus 35 años, Serena Williams es cada vez más consciente de que su carrera deportiva está llegando a su fin; realiza un balance sobre el panorama social y racial de su país, y está evaluando el lugar que ocupará en él como una de las grandes de todos los tiempos.

“No debería tener que pedir disculpas por decir que soy exitosa”, dijo Serena Williams en la entrevista del canal ESPN. Venus y yo venimos de la nada, y en el tenis necesitas tener algo. Vinimos, y vencimos”.

abr