Friburgo, Alemania.- La derrota de la selección mexicana de futbol 2-1 ante Holanda demuestra que no se puede jugar con desconcentraciones ante rivales de semejante talla, dijo el miércoles el entrenador Javier Aguirre.

La caída fue la segunda consecutiva que México registra en su última etapa de preparación para la Copa del Mundo, donde jugará el 11 de junio el partido inaugural ante el anfitrión Sudáfrica por el Grupo A en el que también aparecen Uruguay y Francia.

"La moraleja grande es que no entramos al partido cuando se requería, regalamos 20 o 30 minutos y esa es la moraleja, si no estás concentrado todo el juego te puedes regresar pronto a tu casa", dijo Aguirre en rueda de prensa.

Holanda dominó la primera parte del partido disputado en el estadio Badenova y fue en ese periodo donde Robin van Persie marcó sus dos goles.

Pero para el segundo tiempo, Aguirre hizo cambios que mejoraron el andar de su equipo, con lo que México equilibró las acciones y descontó a los 74 minutos por conducto de Javier Hernández.

"En el segundo tiempo se mostró carácter, corazón y los cambios hicieron bien, nos quedamos con un sabor agridulce porque debió ser un partido de 90 minutos, no de 45. No estuvimos en el primer tiempo y eso en las ligas a las que queremos acceder se paga caro", agregó el estratega mexicano.

Ahora, México enfrentará el domingo a Gambia y el 3 de junio a Italia antes de la disputa del Mundial que tendrá lugar del 11 de junio al 11 de julio.

Después del partido contra Gambia, Aguirre dará de baja a un jugador para definir la convocatoria definitiva de 23 elementos.

Versiones de prensa señalan que el futbolista marginado será Adolfo Bautista.

"Yo necesito pensar en el 11 de junio, con una forma definida y llegar con posibilidades reales de ganar el encuentro contra Sudáfrica. Estoy contento con lo que he visto, sea en campo neutral, en casa o como visitante, el equipo se reconoce, se sabe a qué juegan los mexicanos", apuntó Aguirre.

BVC