“Del costo total de una carrera de Fórmula E, el gobierno nos dio un aporte ínfimo el primer y segundo año. Pero por lo menos había ese gesto. Lo que buscamos ahora es un apoyo financiero público o que nos ayude a encontrar fondos para que la carrera de México sea sostenible”, comentó a El Economista Álvaro Buenaventura, director comercial de la Fórmula E.

El circuito eléctrico está en el mismo contexto que han encontrado algunos eventos deportivos desde que llegó la nueva administración. Los recortes presupuestales excluyen del apoyo financiero con dinero público a las competencias internacionales en el país y ponen en peligro su continuidad.

Este 2020 termina el contrato que involucró cinco carreras en la Ciudad de México. Con la intención de renovar por cinco años más con apoyo económico, llevan cerca de un año en pláticas con el gobierno, con el que no han logrado un acuerdo. Su intención es obtener un aporte para subsanar los costos que implica la carrera.

•••

En el 2019, México ocupó el segundo lugar en los aires más contaminados del mundo, con una categoría peligrosa según el ranking realizado por Worldwide Air Quality, que se basa en el índice de calidad del aire.

Además, la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, reconoció en enero del 2019 que “la Ciudad de México tiene un problema serio de movilidad”.

Ante los distintos inconvenientes que atañen a la capital del país, la Fórmula E busca convertirse en una solución, con la intención de utilizar las herramientas de las que dispone para apoyar a la actual administración.

“Hemos montado un programa anual que toca transversalmente a cinco secretarías: Medio Ambiente, Movilidad, Tecnología, Deporte y Turismo, para poner un equipo de trabajo con todo el ecosistema de la Fórmula E basado en México. Serían los pioneros. No hemos puesto un plan de esta magnitud en ninguna otra ciudad. Frente a lo que otros gobiernos obtienen sólo por la carrera con el dinero que aportan, México contaría con un plan más completo”, comentó Buenaventura.

Alberto Longo, director general de Fórmula E, expresó que de llegar a un acuerdo se comenzaría a estudiar en los distintos sectores los planes que podrían desarrollar con las herramientas que brinda la Fórmula E, pero que hasta el momento “la propuesta no ha sido suficientemente atractiva”.

Con una derrama económica estimada de 88 millones de dólares para la ciudad en esta edición, los directivos consideran que después de cinco años de relación, han demostrado ser un evento importante para la Ciudad de México.

“Como cualquier proyecto, hemos invertido los primeros años; demostramos que somos una carrera que lo vale. Cuando vamos con el gobierno, le pedimos cifras muy inferiores a la derrama que generamos. Necesitamos cubrir ese agujero financiero para mantener la carrera, porque es dinero que nosotros hemos estado absorbiendo”, expresó Longo a este diario.

Respecto a los costos por realizar el evento, la organización comentó que son privados, pero que el grupo de trabajo que implica desarrollar la carrera es de 2,000 personas, además de 1,000 que son contratadas localmente para la edición de México.

Longo mencionó que el costo por las 2,000 personas es cercano a 5.4 millones de dólares, aunque el tema que involucra una mayor logística es traer los automóviles, el sistema de tecnología y las distintas herramientas que componen el evento eléctrico de automovilismo.

Ante la posibilidad de mover la carrera al interior de la República, lo consideran poco viable, porque ellos optan por realizar la Fórmula E en el centro de las ciudades, por lo que en México se ahorran una inversión considerable por contar con el Autódromo Hermanos Rodríguez. Por ello consideran complicada la opción, porque si la capital no da dinero, será más complejo que otras ciudades lo hagan.

Las negociaciones tienen como límite junio del 2020, por ser la fecha en que la Federación Internacional del Automóvil (FIA) calendariza los eventos del próximo año. Actualmente, los dirigentes comienzan a analizar propuestas de otros países como alternativas por si no se establece un acuerdo con el gobierno de la ciudad.

Datos de la Fórmula E y del E-Prix Ciudad de México

• En la edición del 2019 se registraron 44,000 espectadores. Más de 21,000 eran extranjeros; 46,000 personas son el promedio de asistencia este 2020.

• Para esta temporada pasaron de 22 a 24 automóviles que competirán en el evento por la incorporación de Mercedes Benz y Porsche.

• La derrama económica estimada para la edición de este año es de 88 millones de dólares.

• El piloto brasileño Lucas di Grasi del equipo Audi Sports ABT Schaeffler quedó campeón del México E-Prix en el 2019.

• La competencia en el 2018 contaba con 35 millones de televidentes en cada carrera; para el 2019 la audiencia aumentó a 43 millones.

[email protected]