El Monterrey se reconcilió con el Mundial de Clubes al lograr su pase a semifinales del torneo, derrotando 3-1 al Ulsan Huyndai surcoreano, en Toyota, Japón, un año después de la dolorosa derrota en la misma instancia ante el Kashiwa Reysol japonés.

El equipo mexicano había llegado a Japón con ánimo de revancha y logró su objetivo con los goles de Jesús Corona (9) y un doblete del argentino César Chelito Delgado (77, 84), que permite a los regiomontanos llegar a las semifinales, donde espera el jueves en Yokohama el Chelsea inglés.

En caso de ganar al campeón europeo, se convertiría en el primer equipo mexicano y de la Concacaf en alcanzar la final, igualando la gesta del TP Mazembe congoleño en 2010, el único equipo no europeo o sudamericano en lograrlo.

El primer tanto llegó en el minuto 9, cuando Aldo de Nigris recibió un balón en la parte izquierda y metió un centro raso a Corona que llegaba por el lado derecho y remató cruzado a puerta vacía cuando el portero trataba de tapar el disparo.

El Monterrey sentenció el partido a 13 minutos del final con una jugada de tres toques dentro del área que finalizó Delgado.

Con el resultado decidido, Chelito cerró la cuenta en el 84 con un disparo colocado dentro del área.

Pero el partido tuvo un gol más en los minutos finales, cuando Lee Keunho lanzó un disparo desde fuera del área, que se le escapó de las manos al portero mexicano Jonathan Orozoco, marcando el gol del honor surcoreano (88).

EISS