El diagnóstico fue sólido. La figura del TPO nos ha servido para poner el equipo a competir , dijo Miguel Ángel Gil Marín, consejero delegado de Atlético de Madrid, quien toma las decisiones financieras en el club.

Fue hace un año, durante la celebración del seminario TPO (Third Party Owners): camino para un futuro sostenible y competitivo en el futbol mundial , cuando el máximo accionista colchonero defendió la participación de capitales privados en la propiedad de los derechos económicos de los futbolistas, mecanismo que ha impulsado al equipo español durante los últimos siete años.

Nosotros hemos duplicado ingresos, jugado diez finales y ganado siete títulos , prosiguió Gil Marín, para sellar la charla con un categórico: Estamos aquí gracias a este apoyo .

Desde la temporada 2009-2010 a la fecha, cuando Atlético de Madrid apostó por ese modelo de captación de recursos, el club gastó 429.5 millones de euros en transferencias, 80% más que durante los siete años anteriores a la llegada de los fondos de inversión privados, cuando apenas invirtieron 238.3 millones de euros.

La fórmula, explicó Miguel Ángel Gil, era obtener dinero para la compra de futbolistas; posteriormente, el equipo compartía las ganancias según el porcentaje de propiedad de los TPO en una eventual transferencia.

El primer fichaje fue el de Elías, futbolista brasileño que costó 7 millones de euros, de los cuales el Atlético de Madrid pagó la mitad, el resto lo puso un fondo de inversión. Así se replicó el modelo, con transferencias como Radamel Falcao, Diego Costa, Arda Turan, Pizzi, Jan Oblak y hasta Raúl Jiménez, entre otras.

En declaraciones de Miguel Ángel Gil, la participación de fondos privados en los fichajes no supera 50% de la transacción; por lo que en siete años, los TPO han aportado al Atlético de Madrid hasta 200 millones de euros en fichajes. Al club le ha retribuido en dos títulos de Europa League, dos Supercopas de Europa, una Liga de España, una Copa del Rey y una Supercopa de España.

La medida le ha dado liquidez al Atlético para reforzase y no perder competitividad. A la salida de Sergio Agüero y Diego Forlán del equipo, llegaron Falcao y Turán; cuando se fue el colombiano, llegó Antoine Griezmann.

Incluso, el equipo madrileño se convirtió en el noveno club que más invirtió en fichajes en los últimos siete años y obtuvo una ganancia de 24.6 millones de euros por la diferencia entre la compra-venta de jugadores en ese mismo periodo.

Aunque desde mayo del 2015 la FIFA prohíbe la participación de fondos privados en las transferencias de jugadores, hace unas semanas Football Leaks reveló que Atlético de Madrid vendió en tres millones de euros 30% de los derechos económicos de Koke, en una futura transferencia.

El club español fue más allá, emitió soccer bonds, bonos de deuda, por 67 millones de euros en el mercado bursátil de los Estados Unidos, con los que los inversores podrán tener acceso a compartir la propiedad de derechos de televisión, traspasos de jugadores y hasta taquilla.

También, un grupo inversor chino pagó 45 millones de euros por 20% de participación accionaria en el club. La inteligencia financiera de Atlético de Madrid le permite tener su mejor momento en torneos europeos.

[email protected]