La Roma de Italia dio la gran sorpresa al golear como local 3-0 al Barcelona y clasificar a las semifinales de la Liga de Campeones, gracias al gol que marcó como visitante en el partido de ida.

El equipo de la capital italiana había sido goleado 4-1 en el primer encuentro en Barcelona, por lo que las expectativas de que la Roma diera vuelta el marcador eran muy bajas, más si al frente tenía al Barça liderado por el astro argentino Lionel Messi.

Sin embargo, Edin Džeko abrió el marcador a los seis minutos tras controlar el balón entre Samuel Umtiti y Jordi Alba y vencer al arquero visitante Marc-André ter Stegen. La tempranera anotación le dio mayores bríos a los dirigidos por Eusebio Di Francesco.

El Barça parecía apagado por momentos en el Estadio Olímpico de Roma, que vio cómo en el reinicio del encuentro Gerard Piqué derribó en el área a Džeko y el árbitro del encuentro cobró penal.

El capitán Daniele De Rossi cobró la pena máxima y dejó a los locales 2-0 arriba y con mucho tiempo por delante para poder lograr la hazaña.

Tras algunas claras posibilidades de anotar, fue el griego Kōnstantinos Manōlas el que se adelantó a todos en un tiro de esquina para cabecear el balón y convertir el 3-0 que a la postre fue el resultado final.

La victoria le permitió a la Roma alcanzar la etapa de semifinales por primera vez desde que llegó a la final de la Copa de Europa en 1984.

Liverpool despachó al City

Liverpool derrotó 2-1 al Manchester City como visitante, con goles de Mohamed Salah y Roberto Firmino, y avanzó el martes a las semifinales de la Liga de Campeones con un marcador global  5-1, dejando en el camino a uno de los favoritos para quedarse con el torneo.