Sencillo, carismático y guapo son algunas de las características que describen personas que han conocido a José Miguel González Martín del Campo.

Míchel es ahora el encargado de la dirección técnica de los Pumas de cara al torneo Apertura 2019.

El entrenador español sólo tuvo dos equipos en su carrera como futbolista: el Real Madrid y los Toros del Atlético Celaya. En este último llegó un año después que Emilio Butragueño y coincidió también con Hugo Sánchez, en un equipo que tenía tan sólo un año de haber ascendido a Primera División.

Celaya tuvo en esa época al famoso quinteto denominado como la quinta del Buitre, que consiguió las dos primeras copas UEFA del Real Madrid en su historia.

Aunque han pasado 22 años desde su estancia en Celaya, la sociedad del bajío lo recuerda con cariño, en gran parte por su desarrollo deportivo y accesibilidad con aficionados.

“Yo iba saliendo de clases de natación con mis hijos y vi que en el gimnasio del club deportivo estaban entrenando Butragueño y Míchel. Entonces me acerqué con ellos y Míchel fue el encargado de organizar todo para que se tomaran una foto conmigo y mis hijos. Una persona muy carismática y sencilla”, comenta Cristiana Junquera, mientras presume la imagen autografiada por el exfutbolista.

El mismo Míchel en una entrevista con el programa español Ballesol comenta que su intención no era ser entrenador, porque es siempre la principal opción que toman los exfutbolistas, aunque después de comenzar como director técnico, no pudo dejarlo.

“Como futbolista he disfrutado muchísimo y no quería ser entrenador, por lo que estuve durante ocho años en los medios de comunicación porque la única opción de volver al futbol era ser entrenador. Pero llega un momento en el que dices ‘para matar el gusanillo’, pero ese gusanillo nunca se mata. Por lo que quise probar, y sí, sinceramente era lo que yo esperaba”, expresa el nacido en Madrid.

Míchel es un histórico del Real Madrid, ya que es el único canterano que entró con 12 años de edad a las fuerzas básicas. Fue jugador del primer equipo, entrenador de Real Castilla y después director de la cantera.

Cargos y responsabilidades que ahora le abren la puerta de Pumas, con el voto de confianza de Jesús Martínez y Rodrigo Ares de Parga.

Apostar por un entrenador que tenga experiencia con futbolistas jóvenes y aporte en su formación para consolidarlos en el primer equipo.

Además de su experiencia en las fuerzas básicas del Madrid, dirigió al Rayo Vallecano, Getafe, Sevilla, Málaga, Olympiacos y Olympique Marsella. En el equipo griego logró un título de liga local, mientras que con el Getafe y Málaga los salvó del descenso.

Gran afición por su físico

“Cuando sabíamos que tenía día libre pasábamos cerca de su casa porque le gustaba mucho asolearse. Entonces al ser un hombre muy guapo, en ocasiones un grupo de señoras pasábamos para verlo”, cuenta a El Economista una señora que vivía en el Club Campestre, mismo fraccionamiento en donde estaba la casa de Míchel. Aunque por motivos personales no quiso revelar su nombre.

[email protected]