El próximo mercado de transferencias en México se caracterizará por una reducción en la demanda de futbolistas y  se traduce en una caída en sus precios. Especialistas lo atribuyen, más que a la crisis económica que enfrenta la industria, a la desaparición del descenso, pues elimina la presión de que una franquicia se devalúe de 10 millones de dólares a 1 millón. Lo anterior traerá también un nuevo objetivo “producir talento mexicano joven para vender o exportar”.

En entrevista para El Economista, Santiago Arbide, CEO de AmEro Sports, agencia de representación de futbolistas, pronosticó que el próximo mercado podría ser el más bajo al menos en los últimos 15 años, en primer lugar por la desaparición del descenso y en segundo término por el tema económico.

“Los equipos no tienen para comprar y al contrario, va a haber una devaluación a nivel internacional por la sobre oferta de jugadores”.

Manuel Veth, director de Transfermarkt para Norteamérica, indicó a este diario que a nivel global es poco probable que haya transferencias de más de 100 millones de euros por algún tiempo. Trasladado al escenario en México, según datos disponibles en Transfermarkt, en el mercado de transferencias de invierno la compra más alta fue la de Uriel Antuna con un valor de 9.9 millones de euros. Al respecto, Santiago Arbide opina que esta cifra se podría reducir en 30% el próximo verano.

Para Ángel Palma, director de la agencia de representación Total Match, es difícil definir una cifra con la incertidumbre en la que se encuentra la liga.

“Aún recibiendo buenos ingresos por transferencias, difícilmente se harán inversiones fuertes en sentido opuesto. Lo que hemos podido notar en la agencia es que la tendencia en México es buscar préstamos o jugadores libres, a diferencia de Estados Unidos, que sigue buscando jugadores franquicia. No debería sorprendernos un incremento en figuras de la Liga MX que emigren a la MLS”.

Para amortiguar el golpe financiero a causa de la falta de ingresos durante el confinamiento, los 18 clubes pidieron apoyo a los futbolistas, reduciendo sus sueldos desde un 30% hasta un 80%, con la promesa de terminar de pagarlos en plazos de medio año o un año. Sin embargo, Arbide indicó que muchos aprovecharon para reducir los sueldos por el periodo restante de sus contratos.

“También tengo la situación de un jugador que es referente de su club, que cobra arriba del millón de pesos, me dicen: si lo puedes acomodar en otro equipo yo te doy su carta. Normalmente, si al jugador le quedan dos años con un equipo y otro club lo quiere mañana, el comprador le tiene que pagar una cantidad al vendedor para el que el jugador se pueda ir; cuando el club cedió su carta significa que lo deja ir gratis, que entre paréntesis es: llévatelo con tal de no pagar ese sueldo”.

Esto sucede con clubes de Primera División que no pelean el campeonato y que ahora ya no pueden  descender.

Viendo al futbol mexicano como un conjunto, el desempleo que creará el cierre de la Liga de Ascenso también tendrá efecto sobre los salarios de los jugadores de Primera División, pues el 80% de los futbolistas de la extinta liga no se encuentran en el rango de edad para la nueva liga de desarrollo, con límite de 23 años, y quienes cuenten con el nivel de entrar en Primera División (entre 5 y 10%, según Arbide) buscarían una oportunidad en la Liga MX, reforzando la oferta y la poca demanda.

“Más allá del mercado de transferencias, muchos integrantes del medio futbolístico verán en riesgo su estabilidad económica, no solo los futbolistas. Es una realidad que la crisis económica obligará a los clubes a buscar jugadores libres, a préstamo, a bajo costo o incluso apostar por sus fuerzas básicas. Con la desaparición del descenso hay mayor margen para hacerlo y otra cruda realidad en ese escenario es que muchos futbolistas perderán su trabajo”, puntualizó Ángel Palma.

Si no encuentran cabida en la Primera División, mercados similares a la Liga de Ascenso se encuentran en Centroamérica y Estados Unidos.

“A Centroamérica van como figuras. Las dos ligas que más pagan del continente son México y Brasil, cuando un mexicano va a Guatemala, Costa Rica, etcétera, son los que más cobran y los sueldos son similares, pueden ir de 4,000 a 6,000 dólares netos por mes”.

“En Estados Unidos es un sueldo bastante accesible para cualquier equipo de MLS y entras en los sueldos base o en la USL, la segunda división, los sueldos máximos son entre 3,500 o 4,000 dólares”, compartió Santiago Arbide.

[email protected]