El astro argentino del Barcelona Lionel Messi fue insultado por varios hinchas del River Plate y escupido por uno de ellos en el aeropuerto de Tokio, cuando se disponía a abandonar Japón después de conquistar el domingo el Mundial de Clubes tras superar 3-0 en la final al campeón de la Copa Libertadores, publicó este lunes la prensa española.

NOTICIA: Es un rotundo fracaso : Ambriz

"Feo incidente el que se ha vivido en el aeropuerto internacional de Narita (Tokio). Cuando los jugadores del Barcelona se disponían a realizar el control de pasaportes y pasar por el arco de seguridad, varios hinchas de River (el rival del Barça en la final del Mundialito) han insultado a Leo Messi y el asunto ha llegado a tal extremo que uno de ellos ha escupido al crack argentino", relató el diario deportivo As.

Según las versiones de los principales diarios deportivos españoles, Messi se enfadó y "respondió con un golpe" al aficionado que le había escupido, antes de ser separado y alejado del lugar por su entrenador, Luis Enrique, y por compañeros, entre ellos Javier Mascherano y Luis Suárez.

NOTICIA: El futbol, la otra conquista del dragón

El diario catalán Mundo Deportivo explicó que poco después de lo ocurrido Messi estaba "sonriente" y tranquilo, "como restando importancia al mal trago vivido".

Según Marca, los aficionados de River Plate insultaron también de manera insistente a Mascherano en el aeropuerto de Narita, reprochándole haber "olvidado" sus orígenes y quién le "dio de comer", en alusión a la etapa en la que el 'Jefecito' vistió los colores de los 'Millonarios' (2003-2005).

Presidente e hinchas de River tildan de "tonto" y "burro" al que escupió a Messi

Rodolfo D'Onofrio, presidente de River Plate de Argentina, se sumó a hinchas del club para deplorar el escupitajo lanzado a Lionel Messi por un simpatizante del equipo 'millonario' en el aeropuerto de Yokohama, tras la goleada de 3-0 que le asestó FC Barcelona en la final del Mundial de Clubes de la FIFA.

"Siempre hay algún tonto, por llamarlo de la manera más suave. Es un hincha que habrá dormido mal o tomado más de la cuenta. Es una estupidez contra Messi. Leo es un caballero. Cuando marcó el gol levantó la mano pidiendo disculpas y felicitó al club", dijo el lunes D'Onofrio al canal Fox Sports, antes de regresar a Buenos Aires.

Diarios catalanes se habían hecho eco del ridículo incidente en la estación aérea de Yokohama, donde también un fanático insultó a Javier Mascherano, exjugador de River, por no haber saludado a los jugadores 'millonarios' al terminar el juego. En el estadio de Yokohama lo reprobaron con silbidos.

En la red social Facebook, hinchas de River repudiaron las agresiones. "Perdón Masche, perdón Leo. De mi parte", escribió Luciano Ronconi, de Concepción del Uruguay, ciudad de la provincia de Entre Ríos (centro-este).

NOTICIA: América está cumpliendo un sueño: Ambriz

La escuadra catalana venció a River con un primer gol de Messi y los otros dos del artillero uruguayo Luis Suárez.

Cuando el hincha lo escupió en el aeropuerto, el delantero argentino reaccionó e incluso intentó lanzarle un golpe que no llegó a destino, según la prensa catalana.

"'La Pulga' siente a River. Me contó su trayecto en la infancia cuando estuvo a punto de ser jugador de River. Así que hay que aplaudirlo, a él y a Mascherano. Hay que saber perder y saber reconocer cuando el otro equipo fue mejor", dijo el presidente riverplatense.

D'Onofrio admitió, incluso, que con Mascherano estuvo conversando. "Por supuesto lo traté de seducir para que vuelva", reveló.

"Yo soy hincha de River y creo que lo que hicieron esos muchachos es una burrada. Se creen que haciendo eso son más hinchas y no dejan de ser unos pobres ignorantes", dijo Horacio Rossi, de Pehuajó (provincia de Buenos Aires, centro-este).

Otro simpatizante, Rolo Tomassi, inquirió: "¿Qué quieren esos idiotas, que haga un gol en contra? increíble". De Bariloche (sudoeste), la radio La Diosa escribió que "los hinchas de River tendrian que agradecer a Messi!! Fue humilde y respetuoso! Y en vez de hacerle 7 (goles) hizo 3 nomás!".

Messi, que pudo jugar la final del Mundial de Clubes tras superar un cólico nefrítico que le hizo ser baja en semifinales, fue el autor del primer gol del Barcelona en la victoria 3-0 del campeón europeo sobre River Plate, el domingo en Yokohama.

Tras ese primer tanto, el ídolo de la Albiceleste hizo un gesto de disculpa dirigido a la parte de la grada en la que estaban compatriotas argentinos desplazados a Japón.

Los otros dos goles azulgranas en la final llevaron la firma del uruguayo Luis Suárez.