El deseo de Gerardo Martino de entrenar a la Selección Mexicana se remonta, al menos, desde finales de la década pasada.

Cuando dirigía a Paraguay, entre el 2006 y el 2011, seguía de cerca el desempeño del Tri y recuerda la goleada 6-0 en los cuartos de final de la Copa América Venezuela 2007, la más amplia en sus 20 años como entrenador.

“México es una de las selecciones con mayor progresión en los últimos 25 años. Valoro mucho que sistemáticamente avancen a los octavos de final en cada Copa del Mundo. Pocas selecciones en el planeta pueden presumir eso”, mencionó un sereno Martino, quien eludió cualquier tipo de polémica respecto a cómo podría llevar al Tri a avanzar a los cuartos de final del Mundial que se realizará en Qatar 2022.

Pero el seguimiento de Martino con la Selección Mexicana se remonta hasta su adolescencia. Cuando tenía 16 años y era jugador reserva de Newell’s Old Boys, vio dos partidos de México en el Mundial de Argentina 78, entre ellos el que la Alemania campeona del mundo goleó 6-0 al Tri en el estadio Olímpico de Córdoba.

“Miren ahora, 40 años después, México le pudo ganar a los alemanes”, dijo con una sonrisa.

El entrenador se presentó con un traje negro, sobrio, una corbata y zapatos del mismo color, inusual a la vestimenta que acostumbra portar durante los partidos. En ellos usa el pants y la chamarra del equipo al que entrena, además de unos tenis, una costumbre que hace recordar a Marcelo Bielsa, uno de los entrenadores que lo influenció para convertirse en director técnico.

El Tata, como le apodan, tendrá su tercera experiencia al frente de una selección. La primera se remonta a Paraguay, donde fraguó la mejor actuación de ese representativo en una Copa del Mundo, al llevarlos hasta los cuartos de final en Sudáfrica 2010, además de conseguir el subcampeonato de la Copa América 2011. Con Argentina, su otra experiencia, no la pudo dirigir en un Mundial, aunque consiguió los subcampeonatos en las copas América 2015 y 2016.

En ambas ocasiones cayó ante Chile.

Además, dirigió al Barcelona en la temporada 2013-14.

“Sería injusto comparar el tipo de presión que tuve en esas selecciones o en el Barcelona. Lo que sí puedo decir es que cuando asumí el puesto en la selección argentina y en el Barça me di cuenta de que eran mundos distintos en comparación con lo que había vivido. Ambas experiencias me hicieron madurar y ahora llego mejor preparado para tomar este reto”, sostuvo.

Martino acostumbra dividir en externos e internos los objetivos que tienen sus equipos. Los primeros, según él, son los que imponen los medios de comunicación, mientras que los segundos son los que él pacta con jugadores, federativos y el resto de su cuerpo técnico.

En el caso de la Selección Mexicana sostuvo que los objetivos externos se basan en que se avance a los cuartos de final del Mundial de Qatar 2022, mientras que con los internos prefirió ser reservado.

“Los platiqué con Yon de Luisa —presidente de la Federación Mexicana de Futbol— y Guillermo Cantú —director deportivo de la FMF— y estamos conscientes de lo que podemos lograr, pero también de que debemos cuidar lo que se ha logrado y mantener objetivos realistas”, expuso.

El plan de trabajo del entrenador rosarino iniciará con la visita a los clubes de la Liga MX, como lo hizo el domingo pasado cuando observó al América. Si el tiempo se lo permite, añadió, visitará a los jugadores que militan en el futbol europeo. En su primera convocatoria, que tendrá que hacerla antes del 18 de marzo, expresó que podría considerar a los jugadores que militan en la MLS, como los hermanos Dos Santos o Carlos Vela.

En la presentación, Martino estuvo acompañado de sus siete colaboradores, incluido Jorge Theiler, su primer auxiliar y quien estaba en duda de integrarse al cuerpo técnico, debido a situaciones personales. Además, también contará con Norberto Scoponi, quien fungirá como un enlace para conocer a los futbolistas y clubes de la Liga MX.

La lista la completan el auxiliar Sergio Giovagnoli, el analista de video Damián Silvero, los preparadores físicos Juan Manuel Alfano y Rodolfo Paladini y el entrenador de porteros Gustavo Piñero.