El croata Luka Modric fue designado como el mejor jugador del Mundial. Sin Neymar, Messi, Cristiano, el Mundial se fue quedando sin figuras y Luka demostró con mucha calidad, futbol, pundonor, que se merecía esa condecoración.

Hace ocho años, en Sudáfrica, ese premio le pertenecía Andrés Iniesta y se lo dieron a Diego Forlán. Meses después el Balón de Oro que otorgaba France Football y la FIFA se lo entregaron a Lionel Messi. Ahora, parece muy justo lo que han hecho con Luka Modric.

Luka no es mediático, hasta ayer no era de los que tuviera un ejército de fans. El futbolista croata es futbol y nos recordó que esto es deporte y que de vez en cuando los que tienen méritos en la cancha merecen un reconocimiento.

Luka Modric fue Balón de Oro, Eden Maguito Hazard se llevó el de Plata y el francés Antoine Griezmann fue Bronce.

HARRY KANE, MÁXIMO GOLEADOR

Gracias a los seis goles que marcó con la selección de Inglaterra, el delantero Harry Kane se llevó la Bota de Oro del Mundial de Rusia 2018, galardón que lo acredita como el máximo goleador de la competencia.

Con un total de seis goles marcados en 573 minutos jugados, divididos en seis partidos, el delantero del club Tottenham se convirtió en el máximo goleador de la Copa del Mundo 2018, quedando por delante del belga Romelu Lukaku, el ruso Denis Cheryshev, el portugués Cristiano Ronaldo y los galos Antoine Griezmann y Kylian Mbappé, todos ellos con cuatro anotaciones.

Harry Kane nació en 1993 en Londres, Inglaterra, y desde muy pequeño se enroló con el Tottenham; luego de pasar por todo el proceso de formación en las filas de los Spurs, llegó su momento y desde 2015 hasta la fecha se ha convertido en el referente de ataque del equipo londinense.