Si bien, el título de Djokovic sobre Nadal se ha erigido como el de más larga duración para un torneo Grand Slam, éste quedó aún lejos del récord de todos los tiempos, el cual está en poder del encuentro de primera ronda en Wimbledon 2010, entre el francés Nicolas Mahut y el estadounidense John Isner. Ambos definieron el partido en tiempo efectivo de juego de 11 horas y cinco minutos, donde el triunfo correspondió a Isner, por 6–4, 3–6, 6–7(7), 7–6(3) y 70–68.

Según el blog Sports Scientists, cada jugador recorrió 24.94 kilómetros sobre el césped inglés de la cancha número 18 e hicieron 4,400 movimientos. La quema calórica habría sido de 9,576 en la jornada que comprendió los días 22, 23 y 24 de junio, y en la que el quinto set se llevó a cabo en ocho horas y 11 minutos de juego.

Isner y Mahut superaron la marca de los también galos, Fabrice Santoro y Arnaud Clement, quienes en Roland Garros 2004 estuvieron en acción durante seis horas y 33 minutos. Santoro se adjudicó el match por 4-6, 3-6, 7-6, 6-3 y 16-14; en este caso el gasto de calorías rondó las 5,660.