LeBron James rompe récords aún sin estar jugando. Tras el término de la temporada 2020-21, se ha convertido en el único jugador activo de la NBA en llegar a los 1,000 millones de ingresos, de los cuales el 70% provienen de fuera de la cancha, por vínculos comerciales con diversas marcas.

Michael Jordan sigue siendo el mandamás de ingresos para un basquetbolista en toda la historia, registrado más de 2,000 millones hasta la fecha, aunque la mayoría de ellos se dieron después de su retiro oficial en 2003 y tras el boom en los patrocinios con Nike y los famosos tenis en honor a su apellido.

Sin embargo, LeBron ha logrado ser el primero en activo en sumar esa cifra, gracias a sus 330 millones en salarios a lo largo de 17 temporadas en la NBA, más los 700 generados en sus patrocinios con marcas como AT&T, Beats, Blaze Pizza, GMC, Nike y PepsiCo.

En los últimos 20 años se han registrado otros atletas que han acumulado los 1,000 millones de dólares a lo largo de su carrera, pero en otros deportes, como Tiger Woods en el golf, Floyd Mayweather en boxeo, Roger Federer en el tenis y Cristiano Ronaldo y Lionel Messi en futbol. En ese sentido, LeBron es el primer estadounidense en conseguirlo en un deporte de conjunto.

La NBA es la forma más rápida para que las estrellas en deportes de conjunto acumulen ganancias, ya que con ayuda de marcas como Nike y Adidas los convierte en íconos globales.

Eso le permite a los basquetbolistas lograr acuerdos de patrocinio más allá de lo que podría ganar un jugador de la NFL o la MLB. Luka Doncic, por ejemplo, puede llegar a un contrato de 200 millones de dólares en cinco años.

Además del fin de la temporada de NBA, en julio de 2021, LeBron James estrenó su película Space Jam: A New Legacy, que logró recaudar 31.6 millones de dólares en su fin de semana de lanzamiento en Estados Unidos, superando una expectativa de 20 millones. Incluso superó a la película de Marvel, Black Widow, que juntó 26.3 millones en dos fines de semana.

Dentro de su perfil como empresario, LeBron James posee la empresa de comunicación SpringHill, con un valor estimado en 750 millones de dólares y que cuenta con 120 empleados y tres líneas de negocio: producción, empoderamiento de atletas y una agencia de marketing.

El basquetbolista también está asociado con Fenway Sports Group y posee un porcentaje de propiedad de los Boston Red Sox, equipo de las Grandes Ligas, y el Liverpool FC de la Premier League de Inglaterra.

En el plano deportivo, James posee cuatro campeonatos de la NBA (2012, 2013, 2016 y 2020), ha sido cuatro veces MVP de la liga y cuatro veces en las Finales, máximo anotador en la historia de los Cleveland Cavaliers y 17 veces nominado al Juego de Estrellas de la NBA.

deportes@eleconomista.mx