Julio Urías frota la pelota entre sus manos, se acomoda la gorra, se inclina, se reincorpora y observa atento las indicaciones del cátcher mientras toma una bocanada de aire. Las miradas de todo el roster de los Rays, de los Dodgers, de los dueños de los equipos están enfocadas en el mexicano sobre el montículo. Tres outs del zurdo le dan el campeonato de la MLB a los Dodgers luego de 32 años de sequía, en un partido donde el también mexicano, Víctor González, se colocó como el pítcher ganador.

La presencia de jugadores latinoamericanos en Grandes Ligas ha tenido impacto sobre el juego, mercado y finanzas de los equipos. Estos peloteros representan el 25% de las nóminas de la MLB e incluso, entre los 30 jugadores mejor pagados de la liga, no menos de 10 son de fuera de Norteamérica. El dominicano Alberto Pujols y el venezolano Miguel Cabrera encabezan la lista de latinos con el mejor sueldo base con 30 millones esta temporada, de acuerdo a datos de Spotrac.

Jugadores como Fernando Tatís Jr. (portada de MLB The Show 21), Ronald Acuña, Vladimir Guerrero Jr, Juan Soto o Julio Urías contribuyen al seguimiento de la afición extranjera. De acuerdo a datos recopilados por este diario, en México la MLB tiene una base de fans cercana a 40 millones, mientras que los Dodgers tenían 9.38 millones de aficionados en 2019.

“Los equipos invierten alrededor de 160 millones de dólares al año en la búsqueda de un talento que, lejos de ser diferente al de su propio mercado, son jugadores que demostraron que tiene un espacio ganado. De ellos, el 60% sale de República Dominicana, 30% de Venezuela y 10% del resto del mundo”, compartió Felix Luzon Melo, agente certificado por la MLB Players Association (MLBPA) y CEO de 9 Stars Sports Management.

El también autor del libro ‘Cómo se juega baseball fuera del terreno’ explicó que el mercado latino resulta más económico, pues un jugador número uno de Latinoamérica no ha ganado más de cinco millones de dólares en bono por firma, mientras que el del Draft americano se encuentra por el orden de los ocho o nueve millones.

“(Los latinos son) A la vez más riesgosos, porque se firman a los 16 años para comenzar a jugar a los 17. La edad promedio del americano, canadiense y puertorriqueño que entra por draft es más alta, por encima de los 21, aunque en los últimos 10 años ha habido una irrupción de jugadores de high school que rondan los 18 o 19 años”.

De acuerdo al Opening Day de la temporada 2021, 11 jugadores inscritos fueron mexicanos, se colocó como la quinta nacionalidad más representada, sin embargo, de acuerdo a datos proporcionados por Luzon, en 2019 cuando fueron firmados cerca de nueve peloteros mexicanos, el gasto en dichos jugadores no llegó al 2% del presupuesto destinado por las Grandes Ligas.

¿Qué diferencias encuentras en la formación de peloteros en México comparada con la de Dominicana y Venezuela, los países que más aportan a la MLB?

“Es un tema de necesidad. En Latinoamérica el deportista, el venezolano y el dominicano, que entre ambos se llevan el 90% del mercado, son de muchachos que tienen una alta necesidad económica, no son muchachos que han estudiado para graduarse en una carrera, básicamente buscan esto como una solución de vida. Esa necesidad crea la posibilidad de tener un mercado mucho más amplio. Pienso que en México el nivel de interés del ciudadano común en que su hijo sea un jugador profesional puede estar distanciado de cómo lo ven en Venezuela o Dominicana.

“A la vez, en México ha habido cambios buscando que eso se popularice un poco más. Inicialmente y todavía, los equipos de la Liga Mexicana tienen control sobre estos muchachos, MLB lo cambió con los nuevos convenios de traspaso. Siento que tiene que ver con eso, porque calidad hay, pero es cuestión de desarrollar más la necesidad de que se creen peloteros con el crecimiento de academias y con el apoyo del estado. Más que como un negocio, debe ser visto como una necesidad a corto plazo”.

En el Opening Day de la temporada 2021, 256 jugadores representaron a 20 nacionalidades fuera de Estados Unidos, de entre ellos, 228 fueron latinoamericanos, siendo República Dominicana y Venezuela los países que más aportaron con 98 y 64 jugadores, respectivamente.

En comparación, la temporada 2020-21 de la NBA abrió las puertas a 107 jugadores extranjeros con contrato convencional (23%) y la NFL sólo a 23 en la temporada 2019. En cambio, la NHL cuenta con 580 jugadores de fuera de Estados Unidos (73%), principalmente de países del norte del globo, y la MLS cuenta con un 55% de representación extranjera.

"México tiene un gran programa, ellos empiezan a jugar beisbol desde muy jóvenes. Pienso que a muchos de ellos les gusta quedarse a jugar en México en vez de darle una oportunidad a las Grandes Ligas pero yo no veo ninguna razón para que los jugadores mexicanos no pueda llegar a las Grandes Ligas como los jugadores de Santo Domingo (República Dominicana) o los de San Juan (Puerto Rico). Es una oportunidad, se esfuerzan y tienen buenos instructores, en México se juega beisbol. Les recomendaría perseguir una carrera en el béisbol en los Estados Unidos".

Pete Rose, Ex Ligamayorista

fernanda.vazquez@eleconomista.mx