Los Ángeles.- Los Lakers de Los Ángeles están en desventaja por 3-2 ante un viejo oponente que parece estar hallando nuevas formas para derrotarlos. Por ello, van a necesitar un gran final al estilo hollywoodense para remontar la desventaja y poder refrendar su campeonato de la NBA.

El sexto partido de la serie se jugará el martes por la noche en el Staples Center de Los Angeles, donde los Lakers tienen foja de 9-1 en la postemporada y donde Kobe Bryant y el resto de sus compañeros tanto titulares como sustitutos suelen jugar con mucha más pasión y confianza que en ningún otro lugar.

"Si uno lo observa detenidamente, ellos (los Celtics) han regresado a nuestra casa y se trajeron la ventaja de 3-2'', comentó el entrenador de los Lakers, Phil Jackson.

"Se trata básicamente de la ventaja de localía y ahora vamos de vuelta a nuestra cancha a ganarlo (el campeonato). Esa es la manera como debe ser, ¿no es así?'', agregó.

Esta afirmación podría ser cierta pero sólo en el papel. Sin embargo, dos derrotas consecutivas en Boston han colocado en una posición difícil a los Lakers, que nunca estuvieron en desventaja en una serie de playoffs en esta campaña.

Sin embargo, los Celtics han ganado tres de sus últimos cuatro partidos y son los responsables de la única derrota de los Lakers en Los Angeles.

¿Entonces por qué Jackson o Bryant se mostraron particularmente preocupados antes de embarcarse en su último viaje de la temporada de costa a costa del país? Pese a una temporada llena de retos y lesiones y grandes reveses desde una derrota en Navidad ante los Cavaliers de Cleveland, los Lakers siempre han podido reponerse cuando lo han necesitado realmente.

Jackson incluso describió el vestidor de los Lakers como ``animado'' tras la derrota en el quinto partido de la serie, que fue en el que tuvo su actuación más pobre de la postemporada a la ofensiva, al caer por 92-86 ante Boston.

Pese a las batallas que perdieron en Boston, los Lakers creen que sólo necesitan defender su ventaja de locales para ganar su 16to título.

"Tenemos obviamente un reto al estar en desventaja por 3-2'', dijo Bryant, quien anotó 38 puntos en el quinto partido, en el que sus compañeros sólo encestaron 48. "Dejamos escapar un par de oportunidades, pero así son las cosas. Ahora uno vuelve a casa, tiene dos partidos de local que uno necesita ganar, por lo que hay que ponerse las botas y ponerse a trabajar'', agregó Bryant.

Si los Lakers logran sobrevivir el próximo partido, el campeón de la NBA se conocerá el jueves al concluir el séptimo partido de la serie.

BVC