LaMarcus Aldridge, con 23 puntos y una asistencia, lideró la ofensiva de Spurs, quienes se impusieron 112-83 a Mavericks, en un encuentro en el que San Antonio fue dominante en los últimos tres cuartos del juego.

Con ello, Spurs sumaron su onceavo triunfo consecutivo y se ubican segundos en la Conferencia Este, sólo por detrás de los Golden State Warriors. Los de San Antonio son la mejor franquicia en casa desde que abrieron la temporada con una marca de 24-0 y tienen una racha de 33 encuentros sin perder desde marzo del 2015.

Boris Diaw colaboró con 16 unidades, mientras que Kawhi Leonard aportó 15 puntos a la causa y por último Jonathon Simmons logró 14, y fueron los únicos jugadores que obtuvieron marcas de dos dígitos.

En un principio no fue fácil para Spurs, pues Mavericks comenzó el encuentro arriba por 16-14, aunque tomó 10 minutos del primer cuarto para que el marcador pudiera abrirse, pues ambas quintetas acomodaron bien sus respectivas defensivas.

No fue sino hasta el segundo periodo que Aldridge y compañía sacaron la casta y tomaron una ventaja de 12 puntos antes de irse al descanso, y de ahí, no se permitieron perder la ventaja hasta el final del partido.

Acaso por ello, la frustración se adueñó del coach de Dallas, Rick Carlisle, quien fue expulsado a los 43 segundos del último cuarto, cuando los Spurs apaleaban ya a Mavericks 78-56, luego de un reclamo por una falta sobre Sean Corbin que no consideraron los árbitros, por lo que Rick fue irónico y les aplaudió la decisión y debido a ello fue echado del encuentro.

En otros resultados: Miami Heat 99-74 Oklahoma Thunder, y Minnesota Wolves 117-87 Phoenix Suns.

Multan a Matt Barnes ?por declaraciones

El alero de los Memphis Grizzlies, Matt Barnes, fue condenado a una multa de 35,000 dólares por sus declaraciones que justifican el uso de la violencia en contra de Derek Fisher, actual entrenador de los Knicks de Nueva York.

Las declaraciones de Matt Barnes glorificando la violencia no reflejan la opinión de la NBA ni de sus jugadores , manifestó la NBA en un comunicado.

Esta declaración no es aceptable y no está de acuerdo con nuestros puntos de vista sobre el tema , agregó la nota.

El viernes, antes del partido entre los Knicks y Memphis, Barnes volvió a referirse a la violenta disputa que tuvo en octubre del 2015 en la casa de la ex esposa de Fisher.

La violencia nunca es la respuesta, pero a veces es la respuesta (...) Desafortunadamente, esto pasó y no me arrepiento de ello , declaró Barnes a la prensa.

Barnes y Fisher fueron compañeros de equipo en Los Angeles Lakers por tres temporadas (del 2010 al 2012).

La NBA ya había suspendido a Barnes por dos partidos en octubre del 2015, debido al incidente.